Abe de Japón busca gasto fiscal adicional para revitalizar a la economía

viernes 27 de noviembre de 2015 08:11 GYT
 

Por Tetsushi Kajimoto

TOKIO (Reuters) - El primer ministro japonés, Shinzo Abe, anunció el viernes una decisión ampliamente esperada de buscar un gasto fiscal adicional, el último intento de Tokio para revitalizar a una economía vacilante que no ha logrado romper con décadas de estancamiento.

Abe ordenó a su gabinete al principio del día que recopile un presupuesto extra para el año fiscal en curso, que se centrará en medidas para amortiguar el golpe en algunos sectores tras el Acuerdo Trans-Pacífico de Asociación Económica (TPP), dijo el ministro de Finanzas, Taro Aso.

"Si bien apuntamos a alcanzar nuestro objetivo de reducir a la mitad el déficit presupuestario primario este año fiscal, recopilaremos medidas que conduzcan directamente a resolver los problemas que enfrenta Japón", dijo Aso a la prensa.

El Gobierno dio a conocer dos paquetes separados de medidas destinadas a hacer frente al declive de la población de Japón y a reducir las preocupaciones de los agricultores sobre el acuerdo TPP.

El presupuesto adicional se centrará en estas medidas, junto a otras iniciativas urgentes como la mitigación de desastres, agregó Aso.

El Gobierno no ha decidido el tamaño del presupuesto extra, pero fuentes dijeron el mes pasado a Reuters que un presupuesto suplementario de más de 3,1 billones de yenes (25.290 millones de dólares) sería considerado, sin la emisión de bonos soberanos adicionales para financiar el gasto.

El presupuesto adicional se compilará el mes que viene junto con un presupuesto anual para el próximo año fiscal que comienza en abril del 2016. En el último año fiscal, el Gobierno recopiló un presupuesto suplementario de 3,1 billones de yenes.

(Reporte adicional de Stanley White. Editado en español por Carlos Aliaga)

 
El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, durante una cumbre en Kuala Lumpur, Malasia, 22 de noviembre de 2015. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, anunció el viernes una decisión ampliamente esperada de buscar un gasto fiscal adicional, el último intento de Tokio para revitalizar a una economía vacilante que no ha logrado romper con décadas de estancamiento. REUTERS/Jorge Silva