Sorpresivo salto de pedidos de maquinaria en Japón alivia preocupaciones sobre gasto de capital

miércoles 9 de diciembre de 2015 08:20 GYT
 

Por Tetsushi Kajimoto

TOKIO (Reuters) - Los pedidos de maquinaria de Japón saltaron inesperadamente en octubre, registrando su mayor avance desde marzo del 2014, mostraron el miércoles datos del Gobierno, una reanudación sólida de la inversión que ayudaría a reducir las preocupaciones acerca de la debilidad en el gasto de capital.

Los datos de la Oficina del Gabinete mostraron que las órdenes básicas, una serie de datos muy volátil vista como un indicador del gasto de capital en los próximos seis a nueve meses, aumentaron un 10,7 por ciento en octubre respecto al mes anterior, en contraste con la caída de un 1,5 por ciento prevista por los analistas.

La ganancia de octubre viene tras un incremento de un 7,5 por ciento en septiembre, el primer aumento intermensual en cuatro meses.

Los datos deberían ofrecer algo de esperanza al primer ministro, Shinzo Abe, que está presionando a las empresas para que aumenten la inversión a fin de impulsar el crecimiento, en momentos en que su receta de estímulo y reforma luchan por ofrecer resultados tangibles.

Pero la incertidumbre sobre el panorama podría evitar la aceleración del gasto de capital. Las fuertes ganancias de octubre fueron causadas en parte por órdenes extraordinarias, incluyendo vagones de ferrocarril.

"Los datos sugieren que los efectos de una desaceleración económica global están disminuyendo gradualmente", dijo Mitsumaru Kumagai, economista jefe de Daiwa Institute of Research.

(Reporte de Tetsushi Kajimoto. Editado en español por Carlos Aliaga)

 
Foto de archivo de unos trabajadores en el sitio de una construcción en Tokio, 24 de novimebre de 2015. Los pedidos de maquinaria de Japón saltaron inesperadamente en octubre, registrando su mayor avance desde marzo del 2014, mostraron el miércoles datos del Gobierno, una reanudación sólida de la inversión que ayudaría a reducir las preocupaciones acerca de la debilidad en el gasto de capital. REUTERS/Thomas Peter/Files