El mayor riesgo de 2016 podría ser un viejo conocido: el petróleo

miércoles 9 de diciembre de 2015 14:48 GYT
 

Por Mike Dolan

LONDRES (Reuters) - El mayor riesgo financiero en 2016 podría ser uno que ha estado presente durante todo este año. Es tan familiar que es difícil llamar un riesgo "nuevo" a una caída mayor del precio del petróleo.

Los mercados financieros conviven con las consecuencias de la deflación energética desde mediados de 2014 y los efectos secundarios han sido generalizados. La idea de otro golpe de esta magnitud es inquietante, como poco.

Más de un billón de dólares de capitalización de mercado fueron borrados de los mercados bursátiles de todo el mundo.

Cerca de 2 billones de dólares de deuda vendidos por compañías energéticas y mineras desde 2010 -muchos de ellos de alto rendimiento o bonos "basura" de pequeñas firmas de gas de esquisto- se están enfrentando a una ola de bajas de su calificación crediticia y los impagos están creciendo.

Unos 2 billones de euros de deuda gubernamental europea ofrecen rendimientos por debajo del cero por ciento, después de que el temor a una deflación alimentada por el petróleo llevó al Banco Central Europeo a comenzar un programa de compra de bonos a principios de año.

El impacto en las previsiones de inflación de otro descenso sostenido de los precios del crudo ha sido alarmante tanto para los bancos centrales a punto de endurecer su política, como la Reserva Federal, como para los que siguen incrementando el estímulo, como el BCE.

Por si fuera poco, el tamaño del revés para naciones exportadoras de materias primas desde Rusia y Brasil al Sudeste Asiático fue importante. Sus monedas implosionaron y 2015 va camino de convertirse en el primer año de salida neta de capitales de los mercados emergentes desde 1988.

Ante la magnitud de la caída del precio del petróleo, no es difícil ver por qué los mercados han tenido que rescribir tantas veces el guión.   Continuación...

 
Una unidad de bombeo de petróleo, vista al atardecer en Bakersfield, California, 14 de octubre de 2014. El mayor riesgo financiero en 2016 podría ser uno que ha estado presente durante todo este año. Es tan familiar que es difícil llamar un riesgo "nuevo" a una caída mayor del precio del petróleo. REUTERS/Lucy Nicholson