Mersch dice que "gran mayoría" de integrantes del BCE no quisieron más alivio cuantitativo

jueves 10 de diciembre de 2015 11:16 GYT
 

Por Jonathan Gould

FRÁNCFORT (Reuters) - Una gran mayoría de gobernadores del Banco Central Europeo no quisieron aplicar más alivio cuantitativo la semana pasada, dijo Yves Mersch, y agregó que el programa de compra de nuevos bonos mientras van venciendo los más viejos inyectará a la economía de la zona euro cientos de miles de millones de euros.

Mersch, que ocupa uno de los seis puestos en el directorio ejecutivo del BCE, encargado de la política económica de la entidad, dijo que la decisión de seguir comprando bonos será equivalente a una inyección de 320.000 millones de euros (351.000 millones de dólares) si se continúa por dos años a partir del 2017.

"La gran mayoría del Consejo Gobernante tiene la opinión de que las medidas son apropiadas y que no se necesita más para alcanzar nuestra meta", declaró Mersch en una cena el miércoles en el club de periodistas, en referencia al grupo que decide la política monetaria de la zona euro para acelerar a la inflación.

Hace una semana los mercados cayeron, decepcionados luego de que el presidente del BCE, Mario Draghi, optó por extender temporalmente su programa de alivio cuantitativo en seis meses, hasta comienzos de 2017, en vez de aumentar el monto de sus compras mensuales de bonos desde los 60.000 millones de euros en la actualidad.

Mersch afirmó que la acción del BCE para flexibilizar el suministro de dinero ayudaría a aislar a la zona euro de cualquier alza de las tasas de interés en Estados Unidos, aunque esa medida podría afectar a los mercados emergentes.

(1 dólar = 0,9122 euros)

(Escrito por John O'Donnell. Editado en español por Patricio Abusleme)

 
Yves Mersch en una fotografía de archivo de enero de 2014 en Fráncfort. Una gran mayoría de gobernadores del Banco Central Europeo no quieren aplicar más alivio cuantitativo, dijo Yves Mersch, y afirmó que el programa de compra de nuevos bonos mientras van venciendo los más viejos inyectará a la economía de la zona euro cientos de miles de millones de euros. REUTERS/Ralph Orlowski