Alza de tasa de Fed EEUU, una ayuda bienvenida para Banco Central Europeo

jueves 17 de diciembre de 2015 12:28 GYT
 

Por Francesco Canepa y John O'Donnell

FRÁNCFORT (Reuters) - Sólo unas semanas después de decepcionar a los inversores con un estímulo monetario menor al previsto, el Banco Central Europeo recibió una ayuda de la Reserva Federal con una subida de tasas estadounidenses que podría limitar la necesidad de nuevas medidas en Europa.

La Fed y el BCE están moviéndose en direcciones opuestas de política monetaria. A medida que la economía estadounidense se fortalece, Europa lucha con un crecimiento muy lento, alto desempleo y una inflación anémica lejana a la meta del BCE, pese a que hizo sus mejores esfuerzos para alentarla.

La subida de tasas de Estados Unidos, la primera en casi una década, inmediatamente comenzó a debilitar al euro, un movimiento que si se prolonga sería una doble bendición para el BCE, al favorecer a los exportadores de la zona de la moneda única ayudando al mismo tiempo a reactivar la inflación.

De manera más importante aún, la tranquila reacción del mercado a la subida del miércoles sugiere que los inversores aceptan la divergencia entre los dos principales bancos centrales del mundo, permitiendo al BCE mantener un curso firme.

"El BCE en cierto grado será capaz de desacoplar las condiciones del financiamiento en el área del euro de Estados Unidos", dijo Dirk Schumacher, un economista de Goldman Sachs.

"La historia de la divergencia seguirá", añadió.

El BCE extendió la flexibilización cuantitativa hace dos semanas para impulsar el crecimiento.

Pero su iniciativa para reducir 10 puntos básicos la tasa de depósitos bancarios y extender pero no expandir sustancialmente las compras de bonos fue mucho menos ambiciosa de lo esperado, decepcionando a los mercados e impulsando un ascenso del euro de más de 3 por ciento en el día.   Continuación...

 
La presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, durante una conferencia de prensa en Washington, 16 de diciembre de 2015. Sólo unas semanas después de decepcionar a los inversores con un estímulo monetario menor al previsto, el Banco Central Europeo recibió una ayuda de la Reserva Federal con una subida de tasas estadounidenses que podría limitar la necesidad de nuevas medidas en Europa. REUTERS/Jonathan Ernst