RESUMEN-China deja caer con más fuerza al yuan y suspende la cotización de las bolsas

jueves 7 de enero de 2016 17:23 GYT
 

Por Lu Jianxin y John Ruwitch

SHANGHÁI (Reuters) - China aceleró el jueves una devaluación del yuan, provocando que las monedas de la región asiática tambalearan y los mercados bursátiles se hundieran, porque los inversores ahora temen que el gigante oriental esté comenzando una guerra comercial contra sus competidores.

La negociación de acciones se suspendió por el resto del día por segunda vez esta semana, debido a que la caída de los índices en China activó un nuevo mecanismo cuando había transcurrido menos de media hora del comienzo de la sesión.

El Banco Popular China (PBOC) sorprendió de nuevo a los mercados al fijar el punto medio de su tipo cambiario en 6,5646 yuanes por dólar, el nivel más bajo desde marzo de 2011.

Se trata de un 0,5 por ciento más débil que la víspera y fue la mayor bajada diaria desde finales de agosto, cuando un abrupto descenso de un 2 por ciento también sacudió a los mercados.

El impacto se sintió inmediatamente en las monedas de la región de Asia Pacífico, como el dólar australiano, que cayó medio centavo de dólar estadounidense en un abrir y cerrar de ojos.

El China Foreign Exchange Trade System (CFETS) del PBOC repitió de nuevo el jueves que no había base para la continua depreciación del yuan y que estaba estable frente a una cesta de monedas en 2015.

Pero el precio fijado por el banco central ha contribuido a la caída del yuan no solo contra el dólar, sino otras monedas: un 3,5 contra el yen y un 0,8 contra el euro.

Eso plantea inquietudes de que China puede estar planteando una devaluación para ganar competitividad que ayude a sus exportadores.   Continuación...

 
Personas caminan junto a unas pantallas que muestran los índices de mercados chinos, en Hong Kong, China, el 7 de enero de 2016. China aceleró el jueves una devaluación del yuan, provocando que las monedas de la región asiática tambalearan y los mercados bursátiles se hundieran, porque los inversores ahora temen que el gigante oriental esté comenzando una guerra comercial contra sus competidores. REUTERS/Bobby Yip