México rechaza una de dos ofertas por red de telecomunicaciones, consorcio denuncia fraude

lunes 7 de noviembre de 2016 11:11 GYT
 

Por Christine Murray

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) - El Gobierno de México descalificó el viernes a uno de los dos consorcios que compiten para construir y operar una red compartida de telecomunicaciones, dejando a un solo grupo como contendiente por el ambicioso proyecto.

El gobierno descalificó al grupo Rivada del proceso de licitación para la red, que va a utilizar el espectro en la banda de 700 MHz, dejando sólo la oferta del Grupo Altan, liderado por Morgan Stanley Infrastructure y la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial para el proyecto, largamente demorado.

La red, uno de los proyectos más importantes de infraestructura del Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, inicialmente iba a ser lanzada en 2014.

El consorcio Altan también incluye a las empresas mexicanas Megacable y Axtel.

Ezequiel Gil, un funcionario de la Secretaría de Comunicaciones (SCT), anunció que la oferta del consorcio formado por Rivada Networks y Spectrum Frontier no entregó a tiempo una garantía de seriedad de 1,000 millones de pesos (unos 52 millones de dólares).

El presidente ejecutivo de Rivada Networks, Declan Ganley, dijo en su cuenta de Twitter que su consorcio presentó una excelente oferta y que se había favorecido a un "ganador pre-elegido". "Francamente, el proceso en México apesta", escribió Ganley.

Rivada es una compañía de manejo de redes inalámbricas que cuenta entre sus miembros del consejo al ex gobernador de Florida Jeb Bush y a varios ex funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

La subsecretaria de Comunicaciones, Mónica Aspe, dijo en una entrevista que el proceso fue totalmente transparente y que las reglas estaban claras sobre que cualquier grupo que no presentara sus ofertas a tiempo estaría descalificado.   Continuación...

 
Una antena de telecomunicaciones en Ciudad de México, oct 8, 2015. El Gobierno de México descalificó el viernes a uno de los dos consorcios que compiten para construir y operar una red compartida de telecomunicaciones, dejando a un solo grupo como contendiente por el ambicioso proyecto.
 REUTERS/Edgard Garrido