ANÁLISIS-El calzado muestra los límites de política comercial de Trump para aumentar el empleo

lunes 21 de noviembre de 2016 15:40 GYT
 

Por Timothy Aeppel y Mai Nguyen

(Reuters) - Las empresas estadounidenses, desde los fabricantes de electrodomésticos a los proveedores de autopartes, se han unido para pedir cautela al presidente electo Donald Trump, que estudia poner fin a los acuerdos comerciales del país.

Su mensaje es que la mayoría de empleos manufactureros perdidos no va a volver, pero los altos costos para los consumidores sí podrían hacerlo.

Un ejemplo es la industria de las zapatillas, que fue una de las primeras en trasladarse a Asia por el costo mucho menor de producción en China y Vietnam.

Dos firmas como Nike Inc y New Balance Shoes Inc están enfrentadas sobre si Estados Unidos debería apoyar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por su sigla en inglés). No obstante, si Trump y el Congreso controlado por republicanos rechazan el acuerdo, tal y como se espera, ambas firmas y los analistas coinciden en que Asia mantendrá su dominio como centro manufacturero de la industria.

Compañías como Nike han invertido demasiado en esas economías de bajos salarios para estudiar un traslado de sus fábricas, incluso aunque suban los aranceles y los costos para los consumidores estadounidenses, señalan los expertos.

Cualquier nuevo contrato en Estados Unidos tardará en concretarse y dependerá de una mejora de tecnologías de producción como la impresión en 3-D, que podría hacer rentable contratar cantidades relativamente pequeñas de trabajadores estadounidenses.

La misma dinámica se aplica a otras industrias, como la de autopartes, que llevaron su producción a México en las dos últimas décadas, dijeron ejecutivos.

Esto insinúa el problema al que se enfrentará el Gobierno de Trump si intenta adoptar una línea más dura contra los acuerdos comerciales, desde el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) al TPP.   Continuación...

 
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en una ceremonia en su hotel en Washington, oct 26, 2016. Las empresas estadounidenses, desde los fabricantes de electrodomésticos a los proveedores de autopartes, se han unido para pedir cautela al presidente electo Donald Trump, que estudia poner fin a los acuerdos comerciales del país.
    REUTERS/Gary Cameron