Irak está dispuesto a reducir producción de crudo en plan de OPEP para impulsar precios: primer ministro

miércoles 23 de noviembre de 2016 12:44 GYT
 

Por Saif Hameed

BAGDAD (Reuters) - Irak está dispuesto a recortar su producción de crudo como parte del plan de la OPEP para reducir la oferta mundial e impulsar los precios, dijo el miércoles a periodistas en Bagdad el primer ministro Haider al-Abadi.

"Lo que perdemos al reducir la producción lo ganaremos en ingresos petroleros", dijo Abadi. "Nuestra prioridad es incrementar el precio del barril de crudo".

Los comentarios de Abadi son la señal más clara hasta ahora de que Bagdad apoyará un plan de la Organización de Países Exportadores de Petróleo para recortar la producción cuando el cartel se reúna el 30 de noviembre en Viena.

Declaraciones anteriores de ministros iraquíes habían instado a la OPEP a eximir al país de los recortes de producción, ya que necesita los ingresos derivados del petróleo para financiar su combate contra Estado Islámico.

La OPEP acordó en septiembre reducir su bombeo, su primera medida de este tipo desde 2008, pero dejó para más adelante la delicada negociación de cuánto petróleo debería extraer cada uno de los 14 integrantes del grupo.

Irak, Irán, Libia y Nigeria pidieron quedar fuera de la medida debido a que su producción se vio afectada por sanciones o conflictos en el pasado.

"Queremos proteger los derechos de Irak, pero tenemos la prioridad de aumentar el precio del barril de crudo", dijo Abadi.

Fuentes de la OPEP dijeron el martes que sus miembros discutirán un recorte de producción de entre un 4 y un 4,5 por ciento para todos los países del cartel excepto Libia y Nigeria cuando se reúnan la próxima semana, pero el éxito del acuerdo depende de un acuerdo con Irak e Irán.   Continuación...

 
Una unidad de bombeo de crudo funcionando cerca de Guthrie, EEUU, sep 15, 2015.Irak está dispuesto a recortar su producción de crudo como parte del plan de la OPEP para reducir la oferta mundial e impulsar los precios del crudo, dijo el miércoles a periodistas en Bagdad el primer ministro Haider al-Abadi.
 REUTERS/Nick Oxford