Sempra deja negociación con Odebrecht por gasoducto Perú, socios menores buscan salvar plan

jueves 24 de noviembre de 2016 07:12 GYT
 

LIMA (Reuters) - Sempra anunció el miércoles que terminó sin un acuerdo la negociación con la brasileña Odebrecht para comprar el control de un proyecto de gasoducto en Perú de más de 5.000 millones de dólares, llevando a sus socios a buscar alternativas para salvar el plan mientras el Gobierno evalúa una nueva subasta.

Sempra en consorcio con Techint buscaban comprar la participación de Odebrecht de un 55 por ciento en el Gasoducto Sur Peruano, que está bajo la lupa por investigaciones de presunta corrupción en su proceso de concesión en el 2014.

"A pesar de significativos esfuerzos, el Gobierno peruano expresó su incapacidad para proporcionar las garantías necesarias de que la concesión no sería cancelada debido a presuntas violaciones legales", dijo Sempra en un comunicado.

En negociaciones previas, Sempra tenía contemplado comprar la participación de un 50 por ciento de Odebrecht en la operación del gasoducto y Tecpetrol, una unidad de Techint, adquiriría el 5 por ciento restante.

Frente a esta situación, los otros socios del proyecto -la peruana Graña y Montero, con 20 por ciento, y la española Enagás, con 25 por ciento- trabajan con Techint en alternativas que permitan sacar adelante el proyecto "en el más breve plazo", dijo la firma peruana en otro comunicado.

Perú dijo la semana pasada que podría volver a licitar el próximo año el contrato de construcción del gasoducto, mientras que fiscales investigan la concesión del proyecto.

Odebrecht, la mayor empresa de construcción e ingeniería de Latinoamérica y que actualmente enfrenta un escándalo de corrupción en Brasil, busca concretar la venta de este proyecto en Perú mientras ofrece también otros activos en la región en busca de recaudar efectivo y pagar deudas.

PROYECTO CLAVE   Continuación...

 
El edificio de Sempra en San Diego, California, 10 de marzo 2015. Sempra anunció el miércoles que terminó sin un acuerdo la negociación con la brasileña Odebrecht para comprar el control de un proyecto de gasoducto en Perú de más de 5.000 millones de dólares, llevando a sus socios a buscar alternativas para salvar el plan mientras el Gobierno evalúa una nueva subasta.  REUTERS/Mike Blake