Jefe del Banco de Inglaterra dice postura comercial de Trump podría desacelerar el crecimiento

miércoles 30 de noviembre de 2016 12:44 GYT
 

LONDRES (Reuters) - El gobierno del presidente electo de Estados Unidos Donald Trump podría agravar la desaceleración del comercio mundial, lo que a su vez dañaría a la economía británica, dijo el miércoles el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney.

"Existe la posibilidad de que la desaceleración en la expansión del comercio mundial que hemos visto en los últimos años se intensifique por iniciativas políticas potencialmente restrictivas desde la economía más grande del mundo", advirtió Carney en una conferencia de prensa, en la que explicó el último informe de la entidad sobre el sector bancario británico.

"Si bien eso no afectaría directamente a Reino Unido, si se desacelera el ritmo de crecimiento global -y nosotros somos una nación comercialmente abierta, una de las naciones más abiertas del mundo- esta economía sufrirá un efecto colateral", agregó el funcionario.

"Más que un impacto más drástico, de concretarse (esas iniciativas restrictivas al comercio desde Estados Unidos), la economía sufriría factores adversos, problemas que se agravarían de forma gradual", añadió Carney.

Antes de la elección presidencial del 8 de noviembre, Trump dijo que el comercio de China estaba "matando" a Estados Unidos y amenazó con gravar las exportaciones del gigante asiático.

Luego de los comicios, el presidente electo ha dicho que retirará a Washington del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP).

(Reporte de David Milliken, Huw Jones y Adela Suliman; Escrito por William Schomberg; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)

 
En la imagen, el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, en una conferencia de prensa en Londres, 30 de noviembre, 2016. El gobierno del presidente electo de Estados Unidos Donald Trump podría agravar la desaceleración del comercio mundial, lo que a su vez dañaría a la economía británica, dijo el miércoles el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney. REUTERS/Justin Tallis/Pool