China prevé menor crecimiento PIB en 2017, ajustará política monetaria para evitar burbujas

lunes 19 de diciembre de 2016 09:42 GYT
 

Por Yawen Chen y Elias Glenn

PEKÍN (Reuters) - El crecimiento de la economía de China se ralentizaría en 2017, en momentos en que sus autoridades ajustan la política monetaria y aplican otras restricciones para evitar burbujas de activos, especialmente en el mercado inmobiliario, incluso aunque la caída del yuan ha avivado el temor a turbulencias de mercados.

La Academia China de Ciencias Sociales (CASS, por sus siglas en inglés), un organismo de expertos vinculado al Gobierno, informó el lunes que la economía del país se expandirá a un ritmo más lento el próximo año de 6,5 por ciento, lo que podría constituir el menor crecimiento en más de 25 años, por debajo el avance esperado de cerca de 6,7 por ciento para este año.

La desaceleración anticipada en la segunda mayor economía del mundo de produce en medio de la ansiedad surgida por la brusca caída del yuan, que el mes pasado cedió a mínimos de ocho años por especulaciones de éxodos de capital tras la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Además, el rápido ascenso de los créditos bancarios, un riesgoso aumento de la deuda del sector corporativo y un mercado de bienes raíces que no ha podido deshacerse de los especuladores están amenazando con descarrilar a la economía.

Estos factores probablemente expliquen por qué las autoridades de China, que la semana pasada sostuvieron una reunión clave sobre economía, decidieron mantener una política monetaria "prudente y neutral" en 2017, al tiempo que prometieron que el país seguiría avanzando en una senda de crecimiento estable y saludable.

De hecho, un asesor del Banco Popular de China (banco central) dijo el lunes que la postura establecida por las autoridades de China para el 2017 implica que la política monetaria puede ser ajustada.

Sheng Songcheng declaró que no hay terreno para relajar las condiciones monetarias de China el próximo año si se consideran riesgos como la volatilidad el mercado cambiario, la aceleración de la inflación y las turbulencias que podrían surgir en los mercados inmobiliario y de acciones.

Datos publicados previamente el lunes mostraron que los precios de casas de China se desaceleraron nuevamente en noviembre, lo que sugiere que las restricciones del Gobierno están comenzando a surtir efecto, aunque es demasiado pronto para determinar si la tendencia bajista persistirá, dada la escasez de viviendas en algunas grandes ciudades.   Continuación...

 
En la imagen, dos trabajadores en una obra en Pekín el 6 de diciembre de 2016. El crecimiento de la economía de China se ralentizaría en 2017, en momentos en que sus autoridades ajustan la política monetaria y aplican otras restricciones para evitar burbujas de activos, especialmente en el mercado inmobiliario, incluso aunque la caída del yuan ha avivado el temor a turbulencias de mercados. REUTERS/Thomas Peter