Grandes petroleras EEUU afrontan en fuerte posición planes de Trump sobre reforma tributaria

martes 3 de enero de 2017 11:59 GYT
 

Por David Morgan

WASHINGTON (Reuters) - Las grandes petroleras estadounidenses podrían estar en una única posición para proteger sus intereses ante una propuesta republicana de gravar las importaciones, dado que en el gabinete del presidente electo Donald Trump abundan defensores de la industria sensibles a eventuales mayores precios de la gasolina.

Entre los nombramientos destacan el presidente ejecutivo de Exxon Mobil Corp, Rex Tillerson, como secretario de Estado; el ex gobernador de Texas Rick Perry como secretario de Energía; y el fiscal general de Oklahoma, Scott Pruitt, como administrador de la Agencia de Protección Ambiental.

El mismo Trump no ha ocultado su respaldo al sector energético.

Los republicanos en la Cámara de Representantes quieren aprobar una amplia reforma fiscal que reduciría drásticamente las tasas impositivas para las corporaciones y pondría fin al gravamen sobre las ganancias en el exterior de las firmas estadounidenses.

Sin embargo, una provisión conocida como ajustabilidad fronteriza está alimentando la controversia. Aunque su intención es impulsar las manufacturas estadounidenses eximiendo de impuestos a los ingresos por las exportaciones, preocupa a algunas industrias porque también gravaría las importaciones.

Como las refinerías estadounidenses importan cerca de la mitad del crudo que usan para elaborar gasolina, diésel y otros productos, los analistas creen que el cambio podría elevar los precios en los surtidores y afectar potencialmente al crecimiento económico.

Compañías petroleras integradas como Exxon, Chevron Corp, BP Plc, Royal Dutch Shell Plc y ConocoPhillips podrían sentir el impacto también, dependiendo de si son importadores netos.

Pero es probable que los aliados de la industria se muevan para suavizar los términos, indicaron analistas.   Continuación...

 
Un surtidor de combustible en una gasolinera Phillips 66 en Wheeling, EEUU, oct 27, 2016. Las grandes petroleras estadounidenses podrían estar en una única posición para proteger sus intereses ante una propuesta republicana de gravar las importaciones, dado que en el gabinete del presidente electo Donald Trump abundan defensores de la industria sensibles a eventuales mayores precios de la gasolina.
 REUTERS/Jim Young