Brasil saldrá de la recesión muy lentamente en 2017

miércoles 18 de enero de 2017 10:16 GYT
 

Por Silvio Cascione

BRASILIA (Reuters) - La peor recesión en la historia de Brasil probablemente terminará en 2017, con un legado de inflación baja, tasas de interés de un solo dígito y un desempleo duradero para millones de personas, mostró un sondeo de Reuters.

La mayor economía latinoamericana crecería 0,7 por ciento este año, de acuerdo con la mediana de 35 proyecciones, dando la vuelta a un declive de dos años que alimentó el caos político y le costó al país su calificación de grado de inversión para la deuda.

La recuperación será muy lenta y muchos economistas predijeron que el desempleo continuará aumentando hasta bien entrado el año.

La previsión de crecimiento fue revisada a la baja desde 1,1 por ciento en una encuesta de octubre y el Fondo Monetario Internacional predice una expansión aún más lenta, de 0,2 por ciento.

"Llevará mucho tiempo recuperar los empleos que se perdieron. Esto ocurrirá sólo durante el próximo Gobierno (después de 2019) si mantenemos una política económica responsable", dijo Tatiana Pinheiro, economista de Santander, que fue el banco que pronosticó con mayor precisión los indicadores brasileños en 2016.

Más de 2 millones de trabajadores perdieron sus puestos durante la recesión, según datos del Gobierno. La producción industrial ha recaído a niveles de 2008 y las solicitudes de procedimientos de quiebra en el comercio y la manufactura marcaron niveles récord.

La buena noticia es que la inflación, un problema crónico de Brasil, está cayendo velozmente. Se prevé que las alzas de precios lleguen a la meta del Gobierno de 4,5 por ciento en el segundo trimestre de este año, tras elevarse arriba de 10 por ciento a comienzos del año pasado.

La desaceleración de la inflación allanó el camino para que el Banco Central reduzca agresivamente las tasas de interés.   Continuación...

 
Un obrero en la construcción de un complejo de edificios en Olinda, Brasil, mayo 7, 2010. La peor recesión en la historia de Brasil probablemente terminará en 2017, con un legado de inflación baja, tasas de interés de un solo dígito y un desempleo duradero para millones de personas, mostró un sondeo de Reuters.
 REUTERS/Bruno Domingos