En la senda de Steve Jobs, Apple busca la perfección en el diseño de su nueva sede

martes 7 de febrero de 2017 15:43 GYT
 

Por Julia Love

SAN FRANCISCO (Reuters) - El fundador de Apple Steve Jobs dejó las firmas de su equipo dentro del computador Macintosh original, en un gesto que reveló su profunda preocupación incluso por los detalles ocultos de sus productos.

Su último trabajo, la nueva sede de Apple Inc en Cupertino, en California, será un homenaje apropiado: un campus futurista construido con una atención asombrosa al detalle. Desde la disposición del cableado eléctrico hasta la tubería oculta; ningún aspecto del edificio principal de 260.000 metros cuadrados es demasiado pequeño como para no requerir atención.

Pero construir un edificio tan impecable como un teléfono móvil no es una tarea fácil, según entrevistas con casi dos docenas de trabajadores y exempleados del proyecto, cuyos nombres en su mayoría no se mencionan porque firmaron acuerdos de confidencialidad.

Desde que Apple reveló sus planes en 2011, la fecha de la mudanza se ha ido postergando: la proyección inicial de Jobs era 2015, pero esta primavera boreal parece ahora más probable, según las personas involucradas en el proyecto. El largo proceso para que la ciudad aprobara el campus contribuyó a la demora.

Apple no ha revelado el costo total, pero exgerentes del proyecto calculan que será de unos 5.000 millones de dólares, una cifra que el presidente ejecutivo, Tim Cook, no negó en una entrevista de televisión el 2015. Más de 1.000 millones de dólares se consideraron sólo para el interior del edificio principal, según un exencargado de la construcción.

Considerando el tiempo y el dinero gastado en el proyecto, hay arquitectos que cuestionan si Apple se ha fijado los objetivos correctos. El campus es una especie de excepción a la tendencia de oficinas radicalmente abiertas destinadas a fomentar la colaboración, dijo Louise Mozingo, profesora y presidenta del Departamento de Arquitectura del Paisaje y Planificación Ambiental de la Universidad de California, en Berkeley.

La sede central -un enorme anillo de vidrio, que frecuentemente se compara con una nave espacial- podría ser un reto sólo para recorrerlo, señaló Mozingo.

"No se trata de maximizar la productividad de las oficinas, sino de crear un centro simbólico para esta empresa global", dijo. "Están creando un ícono".   Continuación...

 
El Campus 2 de Apple en Cupertino en una fotografía aérea.  13 de enero de 2017. REUTERS/Noah Berger