GM apunta a ser menos global pero más rentable

lunes 6 de marzo de 2017 13:42 GYT
 

Por Joseph White

DETROIT (Reuters) - La decisión de General Motors Co de vender sus operaciones en Europa eleva la apuesta de la compañía de que puede ganar más siendo menos global pero a la vez más rentable, en un sector automotor cada vez más dependiente de los servicios y la informática.

Sin la alemana Opel y la británica Vauxhall -que en 2016 vendieron en conjunto unos 1,2 millones de vehículos-, GM habría quedado muy detrás de Volkswagen AG (VOWG_p.DE: Cotización) y Toyota Motor Corp (7203.T: Cotización) en la carrera por ser la mayor automotriz del mundo por ventas, con 8,8 millones de autos vendidos.

Sin embargo, el negocio de GM (GM.N: Cotización) en Europa -las inversiones en nuevos modelos y motores más limpios, los esfuerzos por tener fábricas más eficientes y los salarios pagados a 38.000 empleados- solo ha generado pérdidas desde 1999.

En cambio, el negocio de GM en América del Norte está en auge. Tras la bancarrota del 2009, la operación doméstica renació como una compañía más pequeña con menos marcas, menos empleados y menos deuda.

La gasolina barata ha potenciado las ventas de camionetas y vehículos utilitarios deportivos, lo que se ha traducido en un crecimiento de los márgenes antes de impuestos de GM en América del Norte a algo más de un 10 por ciento en 2016. Para mantener ese ritmo, GM debe invertir en nuevos modelos y en tecnología, que permita que esos vehículos cumplan con las metas federales de consumo de combustible.

Europa también está exigiendo autos más limpios. Pero poca de la tecnología que GM podría comprar para sus modelos europeos diésel o con pequeños motores a gasolina sería útil en Estados Unidos, donde los motores grandes a gasolina dominan el mercado.

La decisión de GM de vender la división Opel a la francesa PSA Group (PEUP.PA: Cotización) -fabricante de las marcas Peugeot, Citroen y DS- destaca otros dos cambios profundos que la compañía inició en 2009, cuando su directorio saboteó un acuerdo para vender Opel y Vauxhall a un grupo liderado por la empresa de partes Magna International (MG.TO: Cotización) y la rusa Sberbank.

El primero es China, actualmente el mayor mercado automotor del mundo con unos 28 millones de vehículos vendidos en 2016, y pronósticos de más crecimiento. Para acompañar ese crecimiento, GM deberá incrementar su inversión de capital para alimentar ese mercado, que eventualmente reemplazaría mucho del volumen global de ventas sacrificado con la venta de Opel a Peugeot.   Continuación...

 
Mary Barra, presidenta ejecutiva y presidenta del directorio de General Motors, habla sobre el futuro del sector en una conferencia en Washington. 28 de febrero de 2017. REUTERS/Yuri Gripas