ENTREVISTA-Congreso de Venezuela comienza a calcular la inflación tras silencio del Banco Central

jueves 9 de marzo de 2017 15:44 GYT
 

Por Corina Pons y Brian Ellsworth

CARACAS (Reuters) - La Asamblea Nacional de Venezuela comenzó a publicar cálculos de la inflación del país con su propia recolección de datos, en vista de que el Gobierno y el Banco Central dejaron de informar la cifra desde hace más de un año a la par del agravamiento de la crisis económica y la escalada de los precios.

El diputado opositor José Guerra, ex trabajador del Banco Central de Venezuela (BCV) y miembro de la bancada mayoritaria del parlamento, dijo a Reuters en una entrevista el jueves que tomaron la decisión preocupados por el secretismo del Estado.

Según los cálculos de la Asamblea Nacional, los precios subieron en febrero un 20,1 por ciento intermensual, para un acumulado de 42,5 por ciento en los dos primeros meses del 2017 y un 741 por ciento anualizado hasta febrero, la más alta del mundo según organismos multilaterales.

El dato contrasta con el último reporte oficial de diciembre de 2015 -divulgado en febrero de 2016- que indicó una inflación anual de 180,9 por ciento ese año, la primera de tres dígitos desde que Venezuela registró en 1996 una variación interanual de 103,2 por ciento.

"No pensamos sustituir al Banco Central, nosotros lo que estamos es cubriendo un vacío que dejó el Banco Central al no publicar las cifras", dijo Guerra. "Ojalá el Banco Central suministre las cifras y lo haga bien, porque en ese momento ya nuestro índice no tendría sentido", agregó.

La recolección de los datos es hecha por estudiantes de economía en cinco populosas ciudades del país petrolero y la información es analizada por un grupo de jubilados del área de estadística del BCV aplicando los mismos métodos del índice del instituto emisor, precisó Guerra.

SIGUE EL SILENCIO   Continuación...

 
José Guerra, diputado de la coalición de partidos opositores de Venezuela, Mesa de la Unidad Democrática (MUD), durante una entrevista con Reuters en Caracas, Venezuela, 9 de marzo de 2017. REUTERS/Marco Bello