Argentina planea impulsar infraestructura luego de que canales secretos inundan campos agrícolas

lunes 13 de marzo de 2017 15:06 GYT
 

Por Luc Cohen

BUENOS AIRES (Reuters) - No fueron solamente las lluvias intensas las que dejaron las calles del pueblo argentino de Pozo del Molle cubiertas con agua durante tres meses el año pasado.

Agricultores de la zona construyeron sin autorización pequeños canales para drenar el agua de la superficie de sus campos, redirigiendo el flujo hacia áreas urbanas y agravando el impacto de las inundaciones, dijo Carlos Salvático, alcalde de la localidad de 7.500 habitantes en la provincia agrícola de Córdoba.

"Cada productor agropecuario trata de usar al máximo todo el terreno posible, sin darse cuenta del problema ecológico que se está causando", dijo Salvático. "Si se suma otro vecino al otro, y al otro, hacen un gran volumen de agua, que es lo que termina causando problemas", explicó.

Los "canales clandestinos" que los productores agrícolas fabrican para proteger sus cultivos suelen ser culpados de exacerbar la devastación en las vastas llanuras de Argentina, que naturalmente tienden a sufrir anegamientos que golpean a la producción de granos y de ganado, mayormente vacuno.

Las inundaciones durante el actual verano austral generaron evacuaciones y dejaron 2 millones de hectáreas de tierras de alta productividad bajo el agua o aisladas por el anegamiento de los caminos, dijo Pablo Bereciartua, subsecretario de recursos hídricos del Ministerio del Interior de la Nación.

La creciente severidad de las inundaciones ocurre luego de que décadas de crisis económicas limitaron la inversión pública en caminos, puentes y canales acuíferos adecuados en Argentina, pese al fuerte crecimiento de la población y la producción rural del tercer mayor exportador mundial de soja y maíz.

UN PLAN DE AGUA   Continuación...