30 de marzo de 2017 / 13:17 / hace 4 meses

Autoridades del BCE abogan por seguir con plan de alivio, uno de sus miembros pide flexibilidad

3 MIN. DE LECTURA

Imagen de archivo del símbolo del euro en el exterior de la antigua sede central del Banco Central Europeo en Fráncfort, Alemania. 20 enero 2015. El Banco Central Europeo (BCE) debe seguir adelante con su actual política, dijeron el jueves varias autoridades de la institución, aunque un miembro de tendencia conservadora pidió dejar la puerta abierta a una rápida reducción de los estímulos.Kai Pfaffenbach

ÁMSTERDAM/FRÁNCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo (BCE) debe seguir adelante con su actual política, dijeron el jueves varias autoridades de la institución, aunque un miembro de tendencia conservadora pidió dejar la puerta abierta a una rápida reducción de los estímulos.

El crecimiento económico está ganando impulso y la zona euro podría estar en su mejor racha en una década. No obstante, la inflación sigue sin acelerarse con brío, indicaron los responsables de política monetaria del BCE, insinuando que por el momento hay pocos alicientes para cambiar su programa actual.

Los comentarios se suman a un reporte publicado el miércoles por Reuters que indicó que las autoridades del BCE se resisten a introducir cambios en su mensaje de política monetaria, después de que una serie de pequeños altibajos este mes inquietó a los inversores y aumentó la perspectiva de un alza en los costos de endeudamiento para los países de la periferia de la zona euro. [ID:nL2N1H60J8]

Ahora que la inflación se encuentra en un máximo de cuatro años, críticos del BCE -sobre todo Alemania- pidieron a la entidad que comience a desmontar sus potentes medidas de estímulo, incluido un programa de compra de activos por valor de 2,3 billones de euros diseñado para reactivar el crecimiento y la inflación.

"Aún no estamos lo suficientemente confiados en que la inflación convergerá a niveles consistentes con nuestro objetivo de manera duradera", dijo el economista jefe el BCE, Peter Praet, en referencia a la meta del 2 por ciento de inflación fijada por la institución.

La próxima reunión del BCE será el 27 de abril, antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas. Si el balotaje es más disputado de lo que prevén los sondeos, la entidad podría decantarse por actuar con más precaución.

El jefe del banco central austriaco, Ewald Nowotny, abogó por mantener el curso, indicando que "la estrategia para 2017 ya fue establecida casi en su totalidad y desde mi punto de vista no hay razón para abandonarla". Su par finés, Erkki Liikanen, expresó igualmente su apoyo a la actual política del BCE.

El único disidente fue Klaas Knot, gobernador del banco central holandés y quien se ha opuesto a la mayoría de medidas de alivio del BCE. Knot dijo que "solo si la economía va mejor de lo que esperamos ahora en nuestras estimaciones podríamos analizar empezar a disminuir" los planes de comprar 60.000 millones de euros mensuales en activos hasta fin de año.

Reporte adicional de Andreas Framke en Fráncfort, Francois Murphy en Viena y Tuomas Forsell en Helsinki; editado en español por Carlos Serrano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below