9 de junio de 2017 / 12:48 / hace 2 meses

Acuerdo sobre azúcar con México, nada dulce para el último fabricante de bastones de caramelo en EEUU

3 MIN. DE LECTURA

Imagen de archivo de dos trabajadores sentados a un lado de los sacos de azúcar en Ameca, Jalisco, México. 18 de febrero 2011. Para el último fabricante estadounidense de los bastones de caramelo rojos y blancos, presentes en gran parte del país durante la temporada navideña, el nuevo acuerdo sobre comercio de azúcar entre México y Washington no es para nada dulce.Alejandro Acosta/File Photo

NUEVA YORK (Reuters) - Para el último fabricante estadounidense de los bastones de caramelo rojos y blancos, presentes en gran parte del país durante la temporada navideña, el nuevo acuerdo sobre comercio de azúcar entre México y Washington no es para nada dulce.

Los competidores del fabricante Spangler Candy Co, con sede en Ohio, han trasladado sus plantas a México y aún más al sur para obtener un acceso irrestricto a insumos más baratos de azúcar. Esto forma parte del éxodo de manufacturas desde Estados Unidos que el presidente Donald Trump ha prometido revertir.

El director ejecutivo de Spangler, Kirk Vashaw, en cambio, ha mantenido viva la industria de los bastones de caramelo en Estados Unidos en su planta en Ohio, donde su firma produce 200 millones de unidades al año.

Pero el nuevo acuerdo hará las cosas aún más difíciles para Spangler, ya que un aumento acordado en el precio mínimo del azúcar mexicano impulsará el costo de la materia prima para su fábrica.

"Para ser honesto, estoy muy decepcionado de que el Gobierno de Trump no haya hecho más para nivelar el campo de juego, algo que prometieron una y otra vez para el trabajador estadounidense", dijo Vashaw en una entrevista telefónica con Reuters.

"Esta fue una oportunidad para hacerlo, y no lo concretaron", agregó.

La empresa forma parte de una amplia gama de productores de alimentos, bebidas y cereales en todo el país que verán un incremento en los costos de insumos de azúcar en alrededor de 1.000 millones de dólares, según la Asociación de Usuarios de Edulcorantes.

Muchas de esas firmas, que se oponen al apoyo del Gobierno a la industria azucarera, tendrán que considerar si traspasan ese aumento a los consumidores. El costo adicional es una fracción del valor de la industria de alimentos envasados, estimada en alrededor de 373.000 millones de dólares en el 2016, según el proveedor de datos Euromonitor International.

Las empresas de alimentación y bebidas como Hershey Co, General Mills Inc, J.M. Smucker Co, Mondelez International Inc serán impactadas también por la medida ya que el azúcar es una parte clave de sus componentes.

Hershey dijo en un comunicado que estaba consciente de que el acuerdo tenía el potencial de incrementar los precios del azúcar en el largo plazo. General Mills y Coca-Cola declinaron hacer comentarios, mientras que PepsiCo, Dr Pepper Snapple Group y Mars Inc no respondieron los pedidos de declaraciones.

"Esto pone a Estados Unidos segundo", dijo Jeanne Shaheen, senador republicano de New Hampshire, en donde el fabricante suizo de chocolate Lindt & Sprüngli tiene su sede.

"Es un mal acuerdo para las familias estadounidenses y para las empresas. Elevará los costos para los consumidores y amenazará los empleos en las industrias que utilizan el azúcar", añadió.

Reporte adicional de Lewis Krauskopf. Editado en español por Carlos Aliaga/Gabriela Donoso

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below