14 de junio de 2017 / 17:46 / hace 3 meses

Críticos del BCE advierten sobre política ultra expansiva, expresan nuevos temores

El símbolo del euro fuera del Banco Central Europeo en Fráncfort, Alemania. 17 de julio 2015. Críticos del programa de compras de activos del Banco Central Europeo expresaron el miércoles nuevas dudas sobre la efectividad del plan y explicaron sus argumentos en momentos en que el organismo se prepara para debatir una posible extensión de las medidas de estímulo. REUTERS/Kai Pfaffenbach

FRÁNCFORT/ÁMSTERDAM (Reuters) - Críticos del programa de compras de activos del Banco Central Europeo expresaron el miércoles nuevas dudas sobre la efectividad del plan y explicaron sus argumentos en momentos en que el organismo se prepara para debatir una posible extensión de las medidas de estímulo.

En vista de que su programa de compras de bonos sin precedentes por 2,3 billones de euros (2,6 billones de dólares) se prolongará hasta fines de este año, el BCE tendrá que decidir en el otoño boreal si mantendrá la iniciativa para impulsar una inflación todavía débil, o si es momento de empezar a retirar los estímulos monetarios.

Países conservadores liderados por Alemania, la mayor economía del bloque, se han opuesto por largo tiempo al esquema, argumentando que sus efectos son cuestionables y que sus riesgos están siendo subestimados. Como la economía de la zona euro crece a su mayor ritmo en una década, dicen que ha llegado el momento de que el BCE dé un paso atrás.

El presidente del poderoso Bundesbank, Jens Weidmann, dijo que el BCE, ahora un importante proveedor de créditos de gobiernos de la zona euro, corre el riesgo de quedar bajo presión política porque cualquier indicio de un ajuste de las condiciones de endeudamiento puede hacer saltar los rendimientos y provocar un agujero en los presupuestos nacionales.

“Al final del día, esto puede llevar a que se ejerza presión política sobre el sistema europeo para que mantenga una política muy expansiva por más tiempo al apropiado desde un punto de vista de estabilidad de precios”, comentó Weidmann en la conferencia del miércoles.

“Después de todo, en el contexto de estas compras de activos, los cambios en política monetaria impactan más directamente a los costos de financiamiento de los Gobiernos que los movimientos de tasas de interés”, agregó.

En su reunión de política monetaria de junio, el BCE ni siquiera discutió sobre una reducción de su programa de compras de activos, pero los integrantes de línea dura quieren que eso comience relativamente pronto, a partir de 2018.

El jefe del banco central holandés, Klaas Knot, argumenta que el impacto del plan sobre la inflación ha sido mínimo hasta el momento, pese a que ha ayudado al crecimiento.

En tanto, el vicepresidente del BCE, Vítor Constâncio, defendió las medidas al decir que los integrantes de la entidad aún no ven un alza convincente y que se sostenga por sí sola hacia la meta de inflación del BCE.

Reporte adicional de Francesco Canepa en Fráncfort, David Mardiste en Tallin e Isla Binnie en Roma. Editado en español por Marion Giraldo/Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below