Planes de gastos de empresas y dato desempleo apoyan panorama de crecimiento de EEUU

jueves 25 de septiembre de 2014 12:51 GYT
 

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - Los pedidos de bienes duraderos manufacturados en Estados Unidos sufrieron en agosto su mayor caída, pero un repunte de los planes de gastos de las empresas sugiere una fortaleza subyacente en el sector de manufacturas.

Una serie de datos publicados el jueves apuntaron a un crecimiento de la economía.

Las solicitudes de beneficios de subsidio de desempleo registraron un aumento marginal en la última semana, una señal de que el sector laboral se mantiene en terreno firme de recuperación.

"Esto apoya que la economía estadounidense sigue expandiéndose a un ritmo saludable en el segundo semestre", dijo Sam Bullard, economista senior de Wells Fargo Securities en Charlotte.

El Departamento de Comercio dijo el jueves que los pedidos de bienes duraderos, artículos que van desde tostadoras hasta aviones fabricados para durar tres años o más, cayeron un 18,2 por ciento, el mayor declive que se registre desde que comenzó a recopilarse el dato en 1992.

No obstante, la tendencia subyacente de nuevos pedidos apunta al alza y es probable que en meses futuros anote un crecimiento.

La caída revirtió parcialmente el alza del 22,5 por ciento de julio, que fue impulsada por las órdenes de aviones. El declive de agosto estuvo en línea con las expectativas de analistas consultados en un sondeo de Reuters.

Los pedidos en la volátil categoría de transporte cayeron un 42,0 por ciento el mes pasado, ya que las órdenes por aeronaves civiles se desplomaron un 74,3 por ciento. En julio, los pedidos en el sector de transporte habían trepado un 315,6 por ciento.   Continuación...

 
Unas lavadoras y secadoras a la venta en una tienda en Nueva York, jul 28 2010.  Los pedidos de bienes duraderos manufacturados en Estados Unidos sufrieron en agosto su mayor caída, pero un repunte de los planes de gastos de las empresas sugiere una fortaleza subyacente en el sector de manufacturas. REUTERS/Shannon Stapleton