Sequía complica cosechas de soja y café en cinturón agrario de Brasil

miércoles 8 de octubre de 2014 15:13 GYT
 

SAO PAULO (Reuters) - Las principales zonas agrarias del centro-oeste y el sudeste de Brasil sólo recibirán lluvias significativas después del 25 de octubre, un pronóstico preocupante para las plantaciones de soja y, especialmente, de café, aseguró el miércoles un meteorólogo.

Las precipitaciones también son necesarias en la principal ciudad del país, Sao Paulo, ya que se espera que su presa principal se seque a finales de noviembre por culpa de una de las sequías más prolongadas que se recuerdan.

"Definitivamente, la lluvia sólo llegará al final del mes", afirmó Marco Antonio dos Santos, un agrometeorólogo de la compañía Somar Meteorologia, a Reuters.

Podría haber chubascos aislados en algunas zonas este fin de semana, pero no lo suficientemente intensos para hidratar los resecos campos, comentó.

El tiempo seco en el sudeste brasileño renovó la preocupación por la cosecha de café para el 2015, que podría sufrir algún tipo de daño por la sequía de principios de este año, que también afectó a la producción del 2014.

Las lluvias podrían comenzar de nuevo después del 18 de octubre, dijo Santos, si bien es probable que sean irregulares.

"Mientras, la sequía puede causar mucho daño", indicó.

La cooperativa cafetera Cocatrel, en el sur de Minas Gerais, dijo a Reuters el martes que el potencial máximo para su cosecha del 2015 ya era un 30 por ciento inferior a la producción del 2013, con el panorama empeorando cada día que pasa sin agua.

Una vez que comienza la floración en las zonas cafeteras, es importante una humedad continuada para una polinización exitosa y la formación del fruto para la cosecha del año siguiente.   Continuación...

 
Un sojal en Primavera do Leste, Brasil, feb 7 2013. Las principales zonas agrarias del centro-oeste y el sudeste de Brasil sólo recibirán lluvias significativas después del 25 de octubre, un pronóstico preocupante para las plantaciones de soja y, especialmente, de café, aseguró el miércoles un meteorólogo. REUTERS/Paulo Whitaker