Dudas sobre la política petrolera de Arabia Saudita alientan las teorías conspirativas

martes 18 de noviembre de 2014 16:44 GYT
 

Por Dmitry Zhdannikov y Alex Lawler

LONDRES (Reuters) - Si el ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al Naimi, quería frenar las teorías de conspiración que circulan en el mercado antes de una reunión clave de la OPEP de la próxima semana, ya es demasiado tarde.

Las declaraciones de Naimi la semana pasada tras dos meses de silencio no respondieron las inquietudes de los mercados energéticos: ¿El líder de la OPEP ya no está dispuesto a defender los precios del petróleo, que han caído en un tercio a su menor nivel desde 2010? ¿Está detrás de nuevas metas comerciales e incluso geopolíticas?

Pese a que Naimi ha dicho que Riad quiere mercados estables, fuentes diplomáticas y del negocio dijeron que funcionarios sauditas tuvieron reuniones informativas privadas en las que sostuvieron que el reino puede vivir un tiempo con los precios actuales e incluso menores.

Descifrar las políticas petroleras de Arabia Saudita ha sido durante mucho tiempo como la "Kremlinología", es decir, valerse de las mínimas señales para tratar de entender qué está pasando, como se hacía con la situación política de la antigua Unión Soviética.

La próxima reunión de la OPEP el 27 de noviembre está llevando ese arte a nuevas y mayores alturas.

Varias explicaciones se han ofrecido para llenar el vacío de información sobre las intenciones de Riad y no todas tienen que ver con teorías de conspiración de Rusia e Irán, que están enfrentados con el reino.

Los observadores del mercado de petróleo están divididos sobre los resultados de la reunión en Viena. Las predicciones van desde un gran recorte de la producción de la OPEP para revivir los precios a una reducción pequeña o incluso ninguna.

Incluso aquellos que han conocido durante décadas a Naimi están perplejos. "Por primera vez, realmente no sé qué es lo que pasará en la reunión. No está claro", dijo un delegado de la OPEP con muchos años en el servicio.   Continuación...