Centro de Refinación Paraguaná en Venezuela procesa a la mitad de su capacidad tras apagón

miércoles 19 de noviembre de 2014 16:28 GYT
 

Por Alexandra Ulmer

CARACAS (Reuters) - El Centro Refinador Paraguaná (CRP) en Venezuela, el segundo mayor del mundo, está procesando crudo a cerca de la mitad de su capacidad, tras ser afectado a principios de mes por apagones eléctricos, dijo el miércoles el líder sindical Iván Freites.

El CRP, conformado por las refinerías vecinas Amuay y Cardón, está procesando unos 500.00 barriles por día (bpd) de crudo, frente a su capacidad total de 955.000 bpd, detalló Freites.

Amuay está procesando 240.000 bpd, por debajo de su capacidad total de 645.000 bpd, mientras Cardón está procesando 255.000 bpd frente a sus 310.000 bpd de capacidad, agregó.

De acuerdo con Freites, el flexicoquer de Amuay, con capacidad para procesar 72.000 barriles de crudo para convertirlo en diésel y gasolina, sufrió daños durante el siniestro.

"El flexicoquer está dañado (..) venía con problemas severos y en el apagón sufrió daños mayores", dijo Freites. "Es para largo, no se sabe (cuando reiniciará operaciones)", agregó.

La estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) dijo el viernes que sus principales unidades de procesamiento estaban "totalmente operativas". La firma no respondió solicitudes de información hechas por Reuters.

Amuay, la refinería más grande del CRP, fue detenida por un apagón eléctrico, mientras que una tormenta afectó a su vecina Cardón.

Freites agregó que sólo tres de las unidades de destilación de Amuay están operativas. Otra aparentemente sufrió daños durante el corte eléctrico, y una estaba detenida por mantenimiento desde antes de la falla.   Continuación...

 
El complejo de refinerías Amuay en Punto Fijo, Venezuela, mayo 18 2006. El Centro Refinador Paraguaná (CRP) en Venezuela, el segundo mayor del mundo, está procesando crudo a cerca de la mitad de su capacidad, tras ser afectado a principios de mes por apagones eléctricos, dijo el miércoles el líder sindical Iván Freites. REUTERS/Jorge Silva