Gobierno británico alerta por aumento de preocupación en estado de economía global

viernes 21 de noviembre de 2014 09:24 GYT
 

Por Kylie MacLellan

LONDRES (Reuters) - El estancamiento en la zona euro, la recesión en Japón y las crisis geopolíticas han incrementado la preocupación acerca del estado de la economía global, afirmó el viernes el ministro de Hacienda británico, George Osborne.

En un discurso ante líderes empresariales en Londres, Osborne dijo que el desempeño económico de la zona euro es una causa de "preocupación real", especialmente para Gran Bretaña, que tiene sus principales mercados exportadores en el bloque.

"Definitivamente, ahora hay más preocupación por el estado de la economía global que hace unos meses atrás, es algo que se ve no solo cuando se habla de Europa", señaló.

"Japón ha entrado en recesión y también hay muchos riesgos geopolíticos", agregó.

Esta misma semana, el primer ministro británico, David Cameron, dijo que hay "luces rojas de advertencia" encendidas por el estado de la economía global.

No obstante, para la oposición laborista, solo está "buscando excusas" ante el descenso del ritmo de crecimiento en Gran Bretaña a las puertas de las elecciones nacionales de mayo.

En el mismo encuentro en que habló Osborne, el ministro italiano de Economía, Pier Carlo Padoan, expresó su confianza en que la política monetaria se esté usando para hacer "todo lo posible" en la zona euro para apoyar la recuperación y presionar al alza la inflación hacia su objetivo.

Padoan dijo que la integración progresiva dentro de la Unión Europea fue un dinamizador importante del crecimiento y el empleo en la última década, algo que podría ayudar a continuar una unión de mercados de capital.   Continuación...

 
El ministro de Hacienda británico, George Osborne, durante una reunión anual del FMI en Washington. Imagen de archivo, 10 octubre, 2014. El estancamiento en la zona euro, la recesión en Japón y las crisis geopolíticas han incrementado la preocupación acerca del estado de la economía global, afirmó el viernes el ministro de Hacienda británico, George Osborne. REUTERS/Jonathan Ernst