4 de diciembre de 2014 / 10:04 / hace 3 años

BCE sopesa nuevas medidas de estímulo ante un sombrío panorama económico

3 MIN. DE LECTURA

La silueta de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, mientras entrega un discurso en Frankfurt. Imagen de archivo, 21 noviembre, 2014. El Banco Central Europeo detallará el jueves después de su reunión el alcance del malestar que afronta la zona euro, bajo una presión cada vez mayor para adoptar medidas radicales que eviten que el bloque caiga en una deflación.Kai Pfaffenbach

FRÁNCFORT (Reuters) - El Banco Central Europeo detallará el jueves después de su reunión el alcance del malestar que afronta la zona euro, bajo una presión cada vez mayor para adoptar medidas radicales que eviten que el bloque caiga en una deflación.

Con la recuperación estancada en buena parte de los 18 países del euro, el presidente del BCE, Mario Draghi, ofrecerá unas previsiones actualizadas del personal del banco central para el crecimiento y la inflación. Probablemente ambos indicadores serán revisados a la baja.

Aunque el BCE podría ampliar el programa de recompra de deuda titulizada a la compra de bonos corporativos, es poco probable que Draghi anuncie medidas radicales inmediatas para apuntalar la economía como la de imprimir dinero para comprar deuda pública.

El vicepresidente del BCE, Vitor Constancio, dijo la semana pasada que el banco podría evaluar mejor la necesidad de comprar deuda pública en el primer trimestre del 2015.

Una flexibilización monetaria, que seguiría los pasos de la Reserva Federal estadounidense, será más difícil de aplicar en la zona euro por las divisiones entre países no partidarios de engrosar la deuda, como Alemania o países del sur como Grecia.

Alemania, la mayor economía de la zona euro y la más influyente, teme que esto alimente una endeudamiento temerario.

"La zona euro necesita crecimiento y empleo para garantizar su supervivencia", dijo Lena Komileva de la consultora G+ Economics, advirtiendo de los obstáculos a la flexibilización monetaria.

"La fuerte oposición de Alemania (...) abre interrogantes sobre la capacidad para actuar lo suficientemente rápido", dijo.

La inflación de la zona euro, una medida clave de la salud de la economía y considerada por los inversores como el desencadenante para que el BCE compre bonos públicos, se ralentizó a sólo el 0,3 por ciento el mes pasado.

Si los precios empiezan a caer como ya está ocurriendo en muchos países, los consumidores podrían retrasar sus compras al anticipar más bajadas, creando un círculo vicioso que lastre la la economía.

El conflicto en Ucrania, que ha congelado la mayor parte del comercio entre la Unión Europea y Rusia, la desaceleración en China y la guerra en Siria son otros factores que se suman al pesimismo.

Un sondeo publicado el miércoles sugirió que la economía de la zona euro podría volver a contraerse a principios del año que viene.

El BCE ya ha recortado las tasas de interés a mínimos históricos, concedido préstamos baratos a los bancos y comenzado a comprar deuda titulizada para intentar abrir el grifo del crédito.

Este jueves, Draghi probablemente reiterará su disposición a hacer más si es necesario.

Información adicional de Paul Carrel. Traducido por la Redacción de Madrid; editado por Carlos Aliaga vía Mesa Santiago

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below