Lagarde decepcionada con Grecia, ve zona euro en "posición fuerte" para responder

domingo 28 de junio de 2015 15:36 GYT
 

Por Sarah N. Lynch y David Morgan

WASHINGTON (Reuters) - La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, dijo el domingo que estaba decepcionada por el estancamiento en las discusiones para impedir un default de Grecia a su deuda con el FMI, pero agregó que el área del euro está en "posición fuerte" para responder a los acontecimientos.

En un comunicado, Lagarde respaldó un enfoque equilibrado para restaurar la estabilidad económica y el crecimiento en Grecia, acompañado por reformas estructurales y fiscales, manteniendo el compromiso para continuar las negociaciones.

Lagarde dijo que ella compartía su "decepción" por el resultado con la junta ejecutiva del FMI y que acogía la disposición del Banco Central Europeo y el Eurogrupo para hacer uso de todas las herramientas disponibles para preservar la estabilidad de la zona euro.

"Estas declaraciones subrayan que el área del euro hoy está en una posición fuerte para responder a los acontecimientos de forma oportuna y efectiva, en la medida que sea necesario", dijo, destacando que el gobierno griego debe poner en vigor reformas respaldadas por "medidas de financiamiento y de sostenibilidad de la deuda".

Grecia dijo el domingo que podría imponer controles de capitales y mantener sus bancos cerrados el lunes, después de que los acreedores se rehusaron a extender el rescate del país.

El gobierno de Grecia había estado negociando un acuerdo para liberar financiamiento a tiempo para su pago al FMI, que vence el martes.

Pero, repentinamente, en las primeras horas del sábado, el primer ministro Alexis Tspiras pidió tiempo adicional para permitir que los griegos voten en un referendo sobre los términos del acuerdo.

Los acreedores del país rechazaron la petición, dejando a Atenas en peligro de default.   Continuación...

 
La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, conversa con los periodistas sobre la crisis de Grecia. Imagen de archivo. REUTERS/Yves Herman