Primas de riesgo de la deuda de España e Italia saltan por turbulencias en Grecia

lunes 29 de junio de 2015 06:31 GYT
 

LONDRES (Reuters) - Las primas de riesgo en los países del sur de Europa se disparaban el lunes por el temor a una eventual salida de Grecia de la zona euro después de que Atenas decidió cerrar sus bancos e introducir medidas de control de capitales.

En Italia, España y Portugal, la rentabilidad de los bonos a 10 años subía fuertemente, aumentando el diferencial con la deuda soberana alemana, considerada refugio seguro en momentos de crisis.

En caso de que Grecia salga del euro, los inversores podrían mostrar una mayor aversión hacia activos de otros países de la zona euro con niveles elevados de deuda.

En este contexto, el diferencial entre la deuda española y la germana subía el lunes a su nivel más alto desde agosto del 2014.

Según diversos estrategas, la reacción del mercado podría intensificarse a medida que avance la semana, y el Banco Central Europeo revisará el miércoles las medidas de liquidez de emergencia adoptadas a favor de Grecia.

Cuatro días más tarde, los griegos votarán en un referendo si aceptan o no las propuestas de ajuste planteadas por sus acreedores internacionales.

Grecia tendrá que devolver este martes 1.600 millones de euros de préstamos concedidos por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"En el mercado crecen las expectativas de que estos acontecimientos podrían ser catalizadores para algún tipo de salida", dijo Michael Michaelides, estratega de RBS.

"Los inversores ven en la consulta popular del próximo domingo un referendo de facto sobre la permanencia del país en la zona euro", añadió.   Continuación...

 
Las primas de riesgo en los países del sur de Europa se disparaban el lunes al temer los mercados una eventual salida de Grecia de la zona euro después de que Atenas decidiera cerrar sus bancos e introducir medidas de control de capitales. En la imagen, varias personas con banderas griegas en una manifestación en apoyo de Grecia en el centro de Madrid el 27 de junio de 2015.  REUTERS/Susana Vera