Grecia, en estado de shock por cierre de bancos tras colapso en negociaciones con acreedores

lunes 29 de junio de 2015 06:29 GYT
 

Por Karolina Tagaris y Michele Kambas

ATENAS (Reuters) - Los griegos se enfrentaban el lunes a un feriado bancario, cajeros automáticos que no funcionaban y un clima de rumores y teorías conspirativas luego de que un colapso de las negociaciones entre Atenas y sus acreedores sumió al país en una crisis profunda.

Después de no recibir fondos de emergencia adicionales del Banco Central Europeo para los prestamistas griegos, el primer ministro Alexis Tsipras anunció controles de capital en un discurso televisado el domingo por la noche para evitar que los bancos colapsen por unos retiros masivos.

Grecia tiene menos de 48 horas para repagar 1.600 millones de euros (1.770 millones de dólares) al Fondo Monetario Internacional, y una moratoria desencadenaría una serie de eventos que podría conducir a la salida del país del bloque monetario.

Pero después de que Tsipras enfureció a los prestamistas internacionales de Atenas con el anuncio de un referendo el próximo domingo sobre los términos de un acuerdo de dinero a cambio de reformas, las esperanzas de un avance de última hora están desapareciendo rápidamente.

Los griegos reaccionaron con una mezcla de incredulidad y temor.

"No puedo creerlo", dijo la residente de Atenas Evgenia Gekou, de 50 años, mientras se dirigía a su trabajo. "Sigo pensando que vamos a despertar mañana y todo va a estar bien. Estoy intentando no preocuparme", agregó.

Funcionarios europeos enviaron señales confusas acerca de su próximo movimiento. Un portavoz de la Comisión Europea dijo a la radio francesa que Bruselas no haría nuevas propuestas el lunes, lo que parece contradecir los comentarios del Comisario de Economía de la UE, Pierre Moscovici.

Este dijo que una nueva propuesta era inminente y que ambas partes están a "sólo unos pocos centímetros" de un acuerdo.   Continuación...

 
Los griegos se enfrentaban el lunes a un festivo bancario, a cajeros automáticos que no funcionaban y a un clima de rumores y teorías conspirativas después de que un colapso de las negociaciones entre Atenas y sus acreedores sumiera al país en una crisis profunda. En la imagen, un hombre lee titulares en un quiosco de Atenas el 29 de junio de 2015.  REUTERS/Yannis Behrakis