RESUMEN- Grecia, conmocionada tras cierre de bancos y convocatoria a referendo

lunes 29 de junio de 2015 15:58 GYT
 

Por Michele Kambas y Lefteris Papadimas

ATENAS (Reuters) - Los griegos se encontraron el lunes con los bancos cerrados, con largas filas en los supermercados y una mayor incertidumbre luego que el fracaso de las negociaciones con sus acreedores para evitar una cesación ahondó la crisis del país.

El primer ministro griego Alexis Tsipras pidió en vano a funcionarios europeos que amplíen un programa de ayuda hasta un referendo el 5 de julio, cuando sólo faltaba un día para que se acabe el actual programa de rescate y tenga además que realizar un pago al FMI.

Los intensos esfuerzos para mantener a Grecia dentro de la zona euro siguen a un fin de semana dramático. Tsipras anunció el sábado la realización del referendo para decidir si aceptar o no las demandas de los acreedores internacionales a cambio de dinero que evitaría una cesación de pagos de Grecia.

El anuncio tomó por sorpresa a los prestamistas e hizo que los griegos corrieran a los cajeros automáticos.

Grecia quedó más cerca de caer en default por 1.600 millones de euros (1.770 millones de dólares) que debe pagarle el martes al FMI, y cuyo incumplimiento deja a Atenas más cerca de abandonar la zona euro.

Un funcionario griego confirmó a Reuters que el pago no se realizaría.

La agencia Standard & Poor's Ratings Services bajó el lunes la calificación soberana de Grecia a CCC- desde CCC, argumentando que la probabilidad de que el país salga de la zona del euro es ahora de un 50 por ciento.

Los griegos se vieron conmocionados por el giro de los eventos. Se formaron largas filas en los cajeros automáticos y en supermercados, mientras crecía el miedo a una interrupción del suministro de medicamentos y comida.   Continuación...

 
Pensionados que esperan afuera de una sucursal cerrada del Banco Nacional, discuten con un empleado del banco, en Heraclión, en la isla de Creta, Grecia, 29 de junio de 2015. Los griegos no tenían acceso a bancos ni a cajeros automáticos el lunes, mientras el país se hundía aún más en la crisis tras  el fracaso de las negociaciones con sus acreedores para evitar un impago, en una atmósfera de rumores sobre su futuro y el de la zona euro. REUTERS/Stefanos Rapanis