Actividad manufacturera de China se contrae en junio, pero a menor ritmo: PMI HSBC/Markit

martes 30 de junio de 2015 22:23 GYT
 

PEKÍN (Reuters) - La actividad manufacturera de China se contrajo por cuarto mes consecutivo en junio, aunque a un ritmo menor que en mayo, ofreciendo algunas señales de que la segunda mayor economía mundial podría estar estabilizándose pero aún requiere de más medidas de apoyo.

El Índice de Gerentes de Compras (PMI) del sector manufacturero de China elaborado por HSBC/Markit subió a 49,4 desde 49,2 en mayo, pero terminó por debajo de la cifra preliminar de 49,6 divulgada la semana pasada y del umbral de los 50 puntos, que separa a la contracción de la expansión según una base de comparación mensual.

Después de tres meses de caídas, las nuevas órdenes regresaron a territorio positivo, con una lectura de 50,3, mientras que las nuevas órdenes de exportaciones también remontaron respecto a mayo.

Las industrias manufactureras se vieron obligadas a rebajar más los precios de sus productos debido a que la demanda sigue débil y a recortar sus niveles de personal a su mayor ritmo desde febrero del 2009.

"La cifra final del PMI manufacturero de China de HSBC apuntó a un nuevo deterioro de la salud del sector fabril en junio", dijo Annabel Fiddes, economista de Markit.

"Por el lado positivo, hubo algunas señales de mejoría en las nuevas órdenes totales y nuevos negocios de exportaciones, sugiriendo que la demanda tanto doméstica como internacional se está recuperando. Sin embargo, es posible se necesiten más medidas de estímulo para garantizar que el sector pueda recuperar impulso y fomentar la creación de empleos", agregó.

El banco central de China recortó la semana pasada las tasas de interés por cuarta oportunidad desde noviembre y redujo la cantidad de efectivo que algunos bancos deben mantener como reservas, redoblando sus esfuerzos para respaldar a una economía que se dirige a su peor desempeño en un cuarto de siglo.

Las medidas del sábado subrayan las preocupaciones de Pekín de que el dinero no esté fluyendo hacia algunos de los sectores de la economía que más lo necesitan y que los altos costos del endeudamiento podrían llevar a bancarrotas y más pérdidas de empleo.

La última vez que el banco central recortó simultáneamente las tasas de interés y los requisitos de reservas fue durante el apogeo de la crisis financiera global a fines del 2008.   Continuación...