6 de julio de 2015 / 1:45 / hace 2 años

Acciones chinas cierran con alza tras medidas de rescate del fin de semana

3 MIN. DE LECTURA

Una mujer se refleja en un tablero electrónico que muestra los índices de mercado en una agencia de la bolsa en Shanghái, China, 3 de julio de 2015. Los principales índices bursátiles de China mostraron señales de estabilización el lunes, avanzando cerca de un 3 por ciento en respuesta a las medidas de rescate sin precedentes anunciadas por Pekín el fin de semana.Aly Song

SHANGHÁI (Reuters) - Las bolsas chinas subieron el lunes gracias a una serie de medidas de apoyo sin precedentes de Pekín que llevaron algo de alivio al mercado, cuya caída en las tres semanas anteriores provocó dudas sobre la estabilidad de la segunda economía más grande del mundo.

En un fin de semana extraordinario de medidas, corredurías y administradoras de fondos prometieron que comprarían enormes cantidades de acciones, ayudadas por un financista de operaciones respaldado por el Estado que a su vez sería ayudado por una línea de liquidez directa del banco central.

El índice CSI300 de las mayores compañías de Shanghái y Shenzhen que cotizan en bolsa cerró con un alza del 2,9 por ciento, mientras que el índice compuesto de Shanghái avanzó un 2,4 por ciento.

Sin embargo, hubo un retroceso significativo desde la euforia inicial que impulsó a ambos índices cerca de un 8 por ciento tras la apertura de los mercados, lo que plantea dudas de si el repunte se sostendrá.

El analista de políticas chinas de NSBO, Oliver Barron, dijo que no sólo está en juego la fe en los mercados, luego que los inversores ignoraron medidas oficiales para apoyar a las acciones tras una caída cercana a un 12 por ciento la semana pasada.

"Luego que el mercado siguió cayendo pese a las medidas de respaldo, el Gobierno alcanzó un nivel máximo de pánico y debe haberle preocupado que los inversores no sólo perdieran confianza en el mercado, sino en el Gobierno mismo", comentó.

El declive del otrora pujante mercado de acciones chino se volvió en un gran problema para el presidente Xi Jinping y los principales líderes del país, que ya luchan por evitar una desaceleración económica pronunciada.

China detuvo la emisión de nuevas acciones con decenas de empresas suspendieron sus planes de ofertas públicas iniciales (OPI) de títulos durante el fin de semana, una táctica que las autoridades ya han usado para respaldar a los mercados.

En una serie de anuncios el sábado, las principales corredurías chinas prometieron comprar colectivamente al menos 120.000 millones de yuanes (19.300 millones de dólares) de acciones para ayudar a estabilizar al mercado.

Además, dijeron que no venderían mientras el índice compuesto de Shanghái estuviera bajo de los 4.500 puntos, un nivel visto por última vez el 25 de junio.

El objetivo fue señalar al ejército de inversores minoristas chinos, que representan un 85 por ciento de las transacciones, que el Gobierno está pendiente y respaldando al mercado.

Reporte adicional de Pete Sweeney en Pekín y Donny Kwok en Hong Kong; escrito por Alex Richardson. Editado por Javier López de Lérida, Carlos Aliaga y Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below