Confianza del consumidor de EEUU cae y alza de precios de casas se frena

martes 28 de julio de 2015 13:56 GYT
 

Por Richard Leong y Chuck Mikolajczak

NUEVA YORK (Reuters) - La confianza del consumidor estadounidense registró su mayor caída en cuatro años en julio debido a un panorama laboral menos alentador, mientras que la valorización de las casas en grandes ciudades se estancó en mayo, un hecho que sugiere una pausa en la demanda por viviendas.

Los decepcionantes datos se conocen en momentos en que los consejeros de la Reserva Federal se reúnen para considerar si la economía estadounidense está lo suficientemente fuerte para justificar poner fin a las tasas de interés cercanas a cero, tal vez en tan pronto como en septiembre.

El comité de política monetaria del banco central estadounidense se reúne martes y miércoles.

El grupo privado de la industria Conference Board dijo el martes que su índice de confianza del consumidor bajó a un 90,9 este mes desde una lectura revisada a la baja de 99,8 en junio. Economistas habían previsto una lectura de 100,0.

La cifra fue la más baja desde septiembre de 2014, mientras que la disminución fue la más pronunciada desde agosto de 2011. El subíndice sobre empleos difíciles de conseguir subió a 26,7 el mes pasado desde la lectura ajustada al alza de 26,1 en junio.

Ryan Sweet, economista de Moody's Analytics en West Chester, Pensilvania, dijo que la baja en la confianza posiblemente refleja recientes problemas en la economía global.

"Los consumidores probablemente estaban preocupados por los problemas en Grecia y en el mercado accionario chino, y por la volatilidad en Wall Street", comentó Sweet.

Los precios de las acciones en Wall Street y el dólar frenaron ganancias brevemente tras el decepcionante dato de confianza del consumidor, mientras que precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos mantuvieron las pérdidas.   Continuación...

 
Personas entrando con bolsas en una estación de metro en Nueva York, 28 de noviembre de 2014. La confianza del consumidor estadounidense registró su mayor caída en cuatro años en julio debido a un panorama laboral menos alentador, mientras que la valorización de las casas en grandes ciudades se estancó en mayo, un hecho que sugiere una pausa en la demanda por viviendas. REUTERS/Carlo Allegri