Con barril en 50 dlrs, petroleras temen a crisis más profunda que en década de 1980

miércoles 5 de agosto de 2015 13:00 GYT
 

Por Ron Bousso

LONDRES (Reuters) - Tras reducir el gasto en 180.000 millones de dólares para enfrentar uno de los peores momentos de la industria en décadas, las petroleras aún desembolsan dinero y se endeudan más para mantener los dividendos a los accionistas.

Los golpeados precios del petróleo, con el crudo Brent por debajo de 50 dólares el barril o la mitad de hace un año, apuntan a que se necesitan más recortes de nuevos proyectos y de las operaciones existentes.

Existen pocas señales de que el precio del crudo repunte debido a que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) sigue bombeando con fuerza a un mercado de crudo sobreabastecido, como respuesta al crecimiento explosivo del esquisto en Estados Unidos.

El mercado prevé que el Brent promedie 60 dólares por barril en 2015 y 69 dólares por barril en 2017, según un sondeo de Reuters entre analistas.

La Agencia Internacional de Energía dijo en febrero que estimaba que los precios se recuperarían a 73 dólares por barril en 2020, a medida que el sobreabastecimiento disminuya lentamente.

Analistas del banco de inversión Jefferies afirman que las petroleras redujeron sus puntos de equilibrio en 10 dólares por barril tras la más reciente ronda de recortes de gastos, pero que aún necesitarán un precio de 82 dólares por barril en 2016 para cubrir gastos y dividendos, que han sido la mayor atracción para las inversiones en el sector durante décadas.

"Para cubrir el déficit, el sector aumentará sus pedidos de préstamos. Aunque el endeudamiento sigue siendo manejable dentro del sector, no es una práctica que se pueda continuar a perpetuidad", comentó Jefferies en una nota el miércoles.

Los gastos de las petroleras el próximo año bajarían en otro 5 a 15 por ciento, dependiendo del precio del crudo, según la consultoría Rystad Energy, con sede en Oslo.   Continuación...

 
Un empleado carga combustible en una gasolinera de Shell en Viña del Mar, Chile, ene 12 2015. Tras reducir el gasto en 180.000 millones de dólares para enfrentar uno de los peores momentos de la industria en décadas, las petroleras aún desembolsan dinero y se endeudan más para mantener los dividendos a los accionistas.     REUTERS/Rodrigo Garrido