Bancos centrales mantienen la calma tras devaluación en China

martes 11 de agosto de 2015 10:07 GYT
 

SINGAPUR/LONDRES (Reuters) - Los responsables de las políticas monetarias globales, incluidos algunos de los bancos centrales más intervencionistas de Asia, están manteniendo la calma tras la inesperada devaluación del yuan por parte de China.

El Banco Popular de China dijo que la devaluación del 1,9 por ciento del martes fue una decisión excepcional. También cambió a un referencial más dependiente del mercado para la banda cambiaria diaria de la divisa.

Un yuan más débil abarata las exportaciones chinas y encarece las exportaciones competidoras.

Los países que se consideren ahora en una desventaja competidora podrían verse tentados a devaluar sus propias divisas como represalia, pero hasta el momento los responsables de Corea del Sur, India, Indonesia y Japón no ven razones para entrar en esa guerra de políticas comerciales.

"No creo que la decisión genere una guerra monetaria global", dijo un responsable de política monetaria japonés.

La devaluación no debería perturbar al Banco de Japón, cuyo programa de impresión de dinero para estimular la economía ha debilitado al yen en un 50 por ciento frente al dólar desde 2012.

La decisión de Pekín podría tener un eco más fuerte en Corea del Sur. China es su mayor socio comercial, con una quinta parte del comercio total el año pasado.

Sus encargados de política económica han estado rebajando el won y animando de forma activa los flujos al exterior del país, y el won se depreció frente al yuan este año.

"No estamos demasiado preocupados por el won, pero estamos vigilando de forma estrecha el mercado para ver si hay una volatilidad excesiva", dijo un funcionario surcoreano.   Continuación...

 
Una mujer pasa en bicicleta junto al Banco Popular de China, en Beijing, 3 de abril de 2014. Los responsables de las políticas monetarias globales, incluidos algunos de los bancos centrales más intervencionistas de Asia, están manteniendo la calma tras la inesperada devaluación del yuan por parte de China. REUTERS/Petar Kujundzic