Precios al consumidor en EEUU suben modestamente en julio

miércoles 19 de agosto de 2015 11:42 GYT
 

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON (Reuters) - Los precios al consumidor en Estados Unidos subieron levemente en julio por un aumento marginal en los costos de la gasolina y de los alimentos.

Sin embargo, un fuerte incremento en los precios de la vivienda sugirieron que las presiones inflacionarias se están estabilizando lo suficiente como para respaldar expectativas de un alza de tasas de interés este año.

El Departamento del Trabajo dijo el miércoles que su índice de precios al consumidor (IPC) subió un 0,1 por ciento el mes pasado tras avanzar un 0,3 por ciento en junio, en su sexto mes consecutivo de aumentos.

"La inflación modesta no debería impedir que la Fed eleve las tasas de interés este año. Los precios están tocando fondo", comentó la economista senior de BMO Capital Markets Jennifer Lee, en Toronto.

La vivienda, que responde por un tercio del IPC, se disparó un 0,4 por ciento, el mayor incremento desde febrero de 2007, y luego de un alza del 0,3 por ciento en junio.

En la comparación interanual, el IPC subió un 0,2 por ciento en julio. Fue el segundo mes consecutivo de alzas del IPC interanual luego de que un desplome en el precio del crudo lo llevó a terreno negativo en enero.

Las señales de disminución en la tendencia desinflacionaria, combinadas con una mejoría del mercado laboral y un fortalecimiento del sector de la vivienda, podrían dar confianza a la Fed de que la inflación finalmente subirá hacia su meta del 2 por ciento.

"Los funcionarios de la Fed dejaron claro que no necesitan ver una inflación más alta antes de elevar (las tasas de interés). Sólo necesitan tener una confianza razonable de que volverá al mandato", comentó Michelle Girard, la economista jefe de RBS en Stamford, Connecticut.   Continuación...

 
Replicas de la Estatua de la Libertad a la venta en una tienda en Nueva York, 14 de noviembre de 2011. Los precios al consumidor en Estados Unidos subieron levemente en julio por un aumento marginal en los costos de la gasolina y de los alimentos. REUTERS/Mike Segar