Inflación de Japón se mantiene estable y gasto de familias disminuye, mantienen al BOJ bajo presión

viernes 28 de agosto de 2015 08:02 GYT
 

Por Leika Kihara

TOKIO (Reuters) - El índice subyacente de precios al consumidor (IPC) de Japón se mantuvo estable en el año a julio y el gasto familiar descendió inesperadamente, generando mayores dudas sobre la proyección del banco central de que una recuperación económica sólida ayudará a acelerar a la inflación a su meta de un 2 por ciento.

Si bien el Banco de Japón ha dicho que revisará detenidamente el efecto de la caída de los precios del petróleo sobre la inflación, las bajas cifras lo mantendrán bajo presión para que amplíe su enorme programa de estímulo.

El IPC subyacente a los consumidores, que incluye a los productos del petróleo pero excluye a los precios más volátiles de los alimentos frescos, se mantuvo sin cambios en julio respecto al año previo, mostraron el viernes datos del Gobierno, frente a una estimación promedio del mercado de un descenso de un 0,2 por ciento.

Si bien ese fue su menor ritmo de crecimiento en más de dos años, un funcionario del Gobierno dijo a periodistas que los precios al consumidor siguen en una tendencia alcista cuando se excluyen los efectos de la caída de los precios del petróleo del año pasado.

Un analista del sector privado destacó: "Dadas las nuevas caídas recientes de los precios del petróleo, el IPC subyacente probablemente bajó en agosto y hay posibilidades de que el ritmo del descenso se acelere en septiembre", dijo Yoshiki Shinke, economista jefe de Dai-ichi Life Research Institute.

"Pero es poco probable que el BOJ vuelva a flexibilizar mientras las caídas de los precios del petróleo sigan siendo el factor clave detrás de la debilidad de la inflación", agregó.

Otros datos mostraron que el gasto familiar bajó un 0,2 por ciento en el año a julio, frente a la estimación promedio del mercado de un alza de un 1,3 por ciento y reforzando las preocupaciones sobre la fortaleza de la recuperación de Japón.

La economía de Japón se contrajo entre abril y junio y analistas esperan que cualquier recuperación en el actual trimestre sea modesta, debido a que los temores sobre una desaceleración en China han remecido a los mercados, afectando la confianza de los exportadores y las empresas.   Continuación...

 
Una bandera de Japón ondea sobre el edificio del Banco de Japón en Tokio, 22 de mayo de 2015. El índice subyacente de precios al consumidor (IPC) de Japón se mantuvo estable en el año a julio y el gasto familiar descendió inesperadamente, generando mayores dudas sobre la proyección del banco central de que una recuperación económica sólida ayudará a acelerar a la inflación a su meta de un 2 por ciento. REUTERS/Toru Hanai