BCE no tiene alternativa viable para el alivio cuantitativo

lunes 31 de agosto de 2015 10:05 GYT
 

Por Deepti Govind y Rahul Karunakar

(Reuters) - El Banco Central Europeo podría estar llegando al final del camino.

A comienzos de año, el euro se estaba desplomando y se pensaba que una caída en los precios del crudo daría un respaldo adicional a los consumidores, además del alivio cuantitativo del BCE ya aceitando los mercados.

Ahora el euro está volviendo al nivel donde cotizaba cerca de comienzos de año y las expectativas de inflación se están volviendo a hundir -la última lectura muestra que las cifras están sin cambios, en apenas un 0,2 por ciento en agosto.

Consultados por Reuters en un sondeo la semana pasada sobre si el BCE tenía alguna alternativa seria a sus compras mensuales de bonos soberanos si volvían a aparecer debilidades económicas graves, la respuesta de economistas fue un contundente "No" por parte de 34 de 46 analistas.

"No hay alternativa viable al QE (alivio cuantitativo) que el BCE tenga disponible. Lo único que queda es la compra de bonos directamente", dijo Michael Schubert, economista senior de Commerzbank.

Con una tasa de depósito negativa de 20 puntos básicos y una tasa de refinanciamiento de apenas 5 puntos básicos, junto a 60.000 millones de euros de compras de bonos principalmente soberanos cada mes, el BCE está muy cerca de su límite.

No obstante, los miembros del banco insisten en que el BCE está preparado para tomar medidas adicionales si fuera necesario.

Pero los 12 economistas consultados por Reuters que dijeron que el BCE todavía tiene opciones sólo dieron respuestas vagas y de rangos muy amplios cuando se les preguntó qué otras políticas se podrían aplicar.   Continuación...

 
Un cartel del Banco Central Europeo, cerca de la sede del organismo en Fráncfort, Alemania, 15 de julio de 2015. A comienzos de año, el euro se estaba desplomando y se pensaba que una caída en los precios del crudo daría un respaldo adicional a los consumidores, además del alivio cuantitativo del BCE ya aceitando los mercados. REUTERS/Kai Pfaffenbach