RESUMEN-Actividad fabril en EEUU se desacelera, gasto en construcción sube con fuerza

martes 1 de septiembre de 2015 11:50 GYT
 

WASHINGTON (Reuters) - La actividad fabril en Estados Unidos anotó en agosto su nivel más bajo en más de dos años debido a que los manufactureros lidiaron con la fortaleza del dólar, la debilidad de la demanda mundial y los efectos persistentes de profundos recortes de gastos en el sector energético.

Sin embargo, otros datos publicados el martes sugirieron que la economía parecía estar en terreno sólido, pues el gasto en construcción subió en julio a su nivel más alto desde 2008.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por su sigla en inglés) dijo que su índice nacional de actividad fabril cayó a 51,1 el mes pasado, la lectura más baja desde mayo de 2013, desde 52,7 en julio.

Un índice superior a 50 indica expansión en el sector manufacturero.

El declive probablemente también reflejó la reciente ola de ventas de acciones debido a preocupaciones sobre la desaceleración de la economía China.

El subíndice de nuevos pedidos de ISM retrocedió a 51,7, también el nivel más bajo desde mayo de 2013, desde 56,5 en julio.

El índice de empleo cayó a 51,2 el mes pasado, que se compara a una lectura de 52,7 en julio.

Las manufacturas, que responden por un 12 por ciento de la economía en Estados Unidos, han estado bajo presión por la fortaleza del dólar, que desde junio de 2014 se ha apreciado un 16,8 por ciento frente a una cesta de monedas de los principales socios comerciales de Estados Unidos.

Un desplome de más de un 60 por ciento en los precios del crudo desde junio del año pasado ha llevado a profundos recortes de gastos en el sector energético.   Continuación...

 
Un trabajador utiliza una grúa horquilla en una planta de Con-way Freight en Romulus, EEUU, nov 19 2014. La actividad fabril en Estados Unidos anotó en agosto su nivel más bajo en más de dos años debido a que los manufactureros lidiaron con la fortaleza del dólar, la debilidad de la demanda mundial y los efectos persistentes de profundos recortes de gastos en el sector energético.
 REUTERS/Rebecca Cook