10 de septiembre de 2015 / 13:50 / hace 2 años

Inflación Brasil se desacelera, anota menor alza mensual de precios en más de 1 año

3 MIN. DE LECTURA

Una clienta mira los precios en un supermercado en Sao Paulo, 10 de enero de 2014. La inflación de Brasil se desaceleró en agosto por una caída de los precios de los alimentos y de los pasajes aéreos, lo que brinda a la presidenta Dilma Rousseff y al banco central un respiro luego de un dramático avance de la tasa previamente este año.Nacho Doce

BRASILIA (Reuters) - La inflación de Brasil se desaceleró en agosto por una caída de los precios de los alimentos y de los pasajes aéreos, lo que brinda a la presidenta Dilma Rousseff y al banco central un respiro luego de un dramático avance de la tasa previamente este año.

Los precios al consumidor en Brasil subieron un 9,53 por ciento en los 12 meses hasta agosto, una baja respecto al incremento de 9,56 por ciento en julio, y la primera caída de este tipo este año, dijo la agencia de estadísticas IBGE.

En base mensual, el índice referencial de precios al consumidor IPCA se desaceleró para mostrar un avance de 0,22 por ciento en agosto respecto a junio, el menor ascenso en 13 meses y mucho menos que el salto de 0,62 por ciento el mes anterior.

La inflación anualizada permanece cerca del mayor nivel de 12 años y la cifra constituye más del doble que la meta oficial en su rango más alto: un 4,5 por ciento.

No obstante, se espera que las alzas de precios se ralenticen en los próximos años, después de que el banco central elevó su tasa de interés clave a un máximo de nueve años de 14,25 por ciento y en vista de que la economía se está sumergiendo en una recesión.

La inflación de agosto estuvo caracterizada por una fuerte caída estacional en los precios de los alimentos perecederos, como los tomates y las cebollas. Las tarifas de transporte aéreo también bajaron con fuerza, un 25 por ciento respecto a julio, ya que el ascenso del desempleo reduce la demanda de vuelos.

Las tarifas de electricidad declinaron por primera vez desde marzo del 2014, al ceder 0,42 por ciento frente a julio.

El descenso puso en evidencia la percepción de que buena parte de los incrementos en los precios regulados por el Estado de este año ya han terminado, mientras Rousseff busca atenuar un creciente déficit presupuestario que el miércoles costó a Brasil su preciada nota de grado de inversión, tras el recorte de calificación de Standard & Poor's.

La inflación de Brasil se ha desacelerado pese a la dramática depreciación del real brasileño en los últimos meses hasta mínimos históricos.

Aunque el tipo cambiario más débil no ha generado precios del consumidor más altos, podría obligar al banco central a elevar más sus tasas de interés en el futuro si afecta las expectativas inflacionarias, según dijo el organismo en las minutas de su última reunión de política monetaria.

Reporte de Silvio Cascione, Editado en español por Janisse Huambachano y Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below