GM acuerda pagar 900 mln dlr para cerrar caso criminal EEUU sobre sistema encendido autos

jueves 17 de septiembre de 2015 12:25 GYT
 

NUEVA YORK (Reuters) - General Motors Co admitió que ocultó al Gobierno y al público un defecto letal en los sistemas de encendidos de sus vehículos, y acordó pagar 900 millones para cerrar una investigación criminal en Estados Unidos por un problema que ha sido vinculado a la muerte de 124 personas.

El acuerdo anunciado el jueves pone fin a una investigación de dos años que manchó la reputación de GM y transformó la relación del fabricante de automóviles con el Gobierno federal, que había rescatado a la firma durante la reciente crisis financiera.

GM también llegó a un acuerdo parcial en unos litigios a nivel nacional con conductores privados, pasajeros y familias por las fallas en los sistemas de encendido, así como en la solución de las demandas relacionadas con accionistas.

El mayor fabricante de automóviles de Estados Unidos registrará un cargo en el tercer trimestre de 575 millones de dólares por aquellos acuerdos privados.

En la causa penal, GM admitió que decidió no revelar un defecto de seguridad potencialmente letal en el sistema de encendido, que impedía que las bolsas de aire se desplegaran en algunos vehículos.

También admitió haber engañado a los consumidores acerca de la seguridad de los vehículos afectados por el defecto.

GM firmó también un acuerdo de procesamiento diferido de tres años que requiere que un supervisor independiente vigile sus prácticas de seguridad, entre ellas su capacidad para reparar defectos y llevar a cabo llamados a revisión.

Los cargos criminales serán retirados si GM se apega a sus obligaciones en virtud del acuerdo.

La presidenta ejecutiva de General Motors, María Barra, ha tomado muchas medidas para enfrentar los problemas relacionados con las fallas, incluyendo el nombramiento de un nuevo jefe de seguridad y el despido de 15 ejecutivos.   Continuación...

 
El logo de General Motors visto afuera de su sede en Detroit, Michigan, 25 de agosto de 2009. General Motors aceptó pagar 900 millones de dólares e iniciar un acuerdo de enjuiciamiento diferido para cerrar una investigación criminal en Estados Unidos por la manera como manejó un defecto en el sistema de encendido en muchos de sus vehículos, que está vinculado a 124 muertes. REUTERS/Jeff Kowalsky