OPEP tiene en la mira a megaproyectos petroleros de rivales y nuevo rol de productores de esquisto

miércoles 23 de septiembre de 2015 10:27 GYT
 

Por Rania El Gamal

DUBÁI (Reuters) - Después de casi un año de bajos precios del petróleo, los miembros de la OPEP están empezando a creer que están derrotando a los productores estadounidenses de esquisto en el combate a corto plazo por cuota de mercado.

Pero fuentes y expertos dicen que la OPEP está buscando un impacto más duradero ante el aplazamiento de los planes de producción de petróleo convencional de sus rivales, la mayoría en aguas profundas, incluso si eso significa un período de bajos precios del petróleo que dure años.

En privado, las naciones del Golfo Pérsico de la OPEP, dicen que se han resignado a la idea de que la gran flexibilidad de la industria del esquisto en Estados Unidos hará que responda rápidamente cuando los precios empiecen a subir, convirtiendo al país norteamericano en el nuevo "productor columpio" del mercado.

Ese rol de productor que ajusta su oferta a las exigencias del mercado lo ha asumido durante largo tiempo Arabia Saudita.

    "El superávit de petróleo está siendo lentamente percibido por el mercado. Se espera que la producción de petróleo en Estados Unidos caiga a menos de 9 millones barriles por día a fines de este año o principios del próximo", dijo un delegado de un país del Golfo en la OPEP.

    "Pero hay un punto que nadie está mirando que es el retraso de los proyectos de petróleo a largo plazo, aquellos proyectos a 4 ó 5 años. El aplazamiento de estos proyectos impactará en la

oferta global del mercado", agregó.

El corto ciclo de inversión de la industria del esquisto de Estados Unidos, que tarda unos pocos meses antes de que se observen retornos, lo hace más sensible a las fluctuaciones del precio del petróleo.   Continuación...

 
El logo de la OPEP, en su sede en Viena, 10 de junio de 2014. Después de casi un año de bajos precios del petróleo, los miembros de la OPEP están empezando a creer que están derrotando a los productores estadounidenses de esquisto en el combate a corto plazo por cuota de mercado. REUTERS/Heinz-Peter Bader/Files