Subasta petrolera en Brasil atrae poco interés

miércoles 7 de octubre de 2015 18:07 GYT
 

Por Jeb Blount y Marta Nogueira y Stephen Eisenhammer

RÍO DE JANEIRO (Reuters) - Una subasta de derechos de exploración de petróleo y gas del Gobierno de Brasil atrajo poco interés el miércoles, porque la estatal Petrobras y otras petroleras de peso evitaron participar debido a las turbulencias que atraviesa el sector y por la recesión de la economía local.

La subasta era considerada un prueba para ver cómo respondía la industria petrolera brasileña a las recientes caídas de los precios, a la recesión del país y a un escenario regulatorio que muchos grupos del sector consideran cada vez más incierto.

Pero sólo 37 de los 226 bloques ofertados fueron vendidos, y 6 de las 10 cuencas no tuvieron ningún interesado.

Importantes áreas en alta mar, como las cuencas Campos y Camamu-Almada fueron ignoradas, mientras que la relativamente atractiva Sergipe-Alagoas recibió apenas dos ofertas no impugnadas.

"La sensación es de frustración", dijo Aluizio Dos Santos, alcalde de la ciudad de Campos y presidente de la Organización de Municipios Productores de Petróleo, en la ceremonia de subasta realizada en Río de Janeiro.

Magda Chambriard, presidenta de Agencia Nacional del Petróleo (ANP), que regula al sector en el país y organizó la subasta, dijo a periodistas que el precio del petróleo había pesado mucho en la falta de interés.

"Vendimos un 14 por ciento de los bloques, que es un poco menos de lo que esperábamos", señaló Chambriard.

Un total de 36 compañías de 17 países -entre ellas Petrobras, ExxonMobil Corp, BP Plc y Royal Dutch Shell Plc- se inscribieron para la subasta.   Continuación...

 
La presidenta de ANP, Maga Chambriard, habla durante la subasta de los derechos de exploración de petróleo y gas, en Río de Janeiro, Brasil, 7 de octubre de 2015.  El Gobierno de Brasil atrajo poco interés en las primeras rondas de subastas de derechos de exploración de gas y petróleo el miércoles, ya que las firmas no quisieron apostar por un sector en crisis y una economía en recesión. REUTERS/Pilar Olivares