Fed enfrenta una riesgosa espera hasta diciembre en que tendrá poca ayuda del extranjero

viernes 30 de octubre de 2015 09:59 GYT
 

Por Howard Schneider

WASHINGTON (Reuters) - Las seis semanas que faltan para que la Reserva Federal probablemente suba la tasa de interés traerán varios riesgos que los funcionarios deben considerar, mientras se preparan para elevar el costo del crédito desde mínimos históricos en momentos de una débil inflación y un posible flujo de nueva liquidez.

Bajas de tasas en China y Noruega, planes para expandir la liquidez en la zona euro y Suecia, además de la lucha del Banco de Japón contra la deflación anticipan que la Fed se enfrentará en su próxima reunión a las mismas fuerzas que han complicado su proceso de toma de decisiones durante un año.

Los factores incluyen una apreciación del dólar frente a otras monedas, bajas de los precios de las importaciones y ninguna claridad de cuándo y si es que habrá una recuperación convincente de la demanda global y la inflación en Estados Unidos.

Para un banco central que se ha comprometido ha "depender de la información", la decisión de diciembre puede terminar pareciendo un acto de fe, y además una fuente de divisiones considerando que un importante grupo de funcionarios ha expresado que la Fed debería esperar.

"Los salarios parecen atascados cerca del 2 por ciento. Se ven bajas de los precios de las materias primas y de los precios de importaciones", dijo el ex director de investigación de la Fed, David Stockton, que ahora trabaja en Instituto Peterson de Economía Internacional.

"Es difícil imaginar cómo ésta puede convertirse en una economía que genere rápidamente presiones inflacionarias no deseadas", añadió.

Según Stockton, para la política monetaria de la Fed el asunto no es tanto si la continua creación de empleo eventualmente provocará más inflación, sino cuando podría ocurrir. "A esta altura, simplemente no se sabe".

La incertidumbre sobre la inflación se ha convertido en el asunto central del debate de la Fed sobre cuando subir las tasas de interés por primera vez en casi una década y terminando con un experimento de casi seis años de tipos cerca de cero.   Continuación...

 
Un agente vigila los alrededores de la Reserva Federal de Estados Unidos, en Washington, el 16 de septeimbre de 2015. Las seis semanas que faltan para que la Reserva Federal probablemente suba la tasa de interés traerán varios riesgos que los funcionarios deben considerar, mientras se preparan para elevar el costo del crédito desde mínimos históricos en momentos de una débil inflación y un posible flujo de nueva liquidez. REUTERS/Kevin Lamarque