Nueva contracción de la economía podría generar más problemas a Grecia

martes 10 de noviembre de 2015 10:34 GYT
 

Por Jeremy Gaunt

LONDRES (Reuters) - Cualquier ciudadano griego que haya pensado que los días de pesar económico terminaron luego del último rescate financiero internacional, debería mirar las magras proyecciones de tres instituciones europeas clave para repensar la realidad.

La Comisión Europea, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) dijeron que Grecia se encamina nuevamente a una recesión este año y el próximo, volviendo a quedar en la mira luego de una medición positiva el año pasado que puso fin a seis años de depresión.

La luz al final del camino, según las tres entidades, sería cierto retorno al crecimiento durante el 2016, pero que depende fuertemente de la reforma económica y bancaria en el país.

Habrá discusiones sobre por qué Grecia sigue en esta situación, desde acusaciones en Atenas de que la austeridad impuesta por los prestamistas dinamitó la vida por fuera de la economía, hasta reproches desde Bruselas de que la izquierda del primer ministro Alexis Tsipras desperdició las mejoras logradas.

Ambas partes están nuevamente en desacuerdo -aunque posiblemente de manera temporal- sobre las reformas y el dinero del rescate, con el agregado de que Tsipras no quiere ver que los griegos endeudados pierdan sus casas, mientras el país brinda alimento y hogar a miles de inmigrantes que buscan asilo.

Pero entre los expertos no hay desacuerdo sobre la dirección que está tomando la economía griega. Tanto la Comisión Europea como la OCDE ven una contracción de 1,4 por ciento este año, mientras que el BERD ubica la retracción en 1,5 por ciento.

Respecto del año que viene, existe más divergencia. La Comisión y la OCDE estiman una contracción del 1,3 por ciento y el 1,2 por ciento, respectivamente, mientras que el BERD espera un declive del 2,4 por ciento.

Si bien las tres entidades proyectan un retorno al crecimiento entre el 2016 y el 2017, todas las estimaciones se basan en que Atenas tome las medidas de reforma con las que el Gobierno se comprometió.

(Editado en español por Ana Laura Mitidieri y Marion Giraldo)

 
Un vendedor callejero vende banderas nacionales griegas, frente a la sede del Banco de Grecia en Atenas, Grecia, 28 de octubre de 2015. ,Cualquier ciudadano griego que haya pensado que los días de pesar económico terminaron luego del último rescate financiero internacional, debería mirar las magras proyecciones de tres instituciones europeas clave para repensar la realidad. REUTERS/Alkis Konstantinidis