BOJ mantiene política monetaria estable aún después de que Japón vuelve a caer en recesión

jueves 19 de noviembre de 2015 08:05 GYT
 

Por Leika Kihara y Tetsushi Kajimoto

TOKIO (Reuters) - El Banco de Japón mantuvo su ritmo actual de estímulo monetario el jueves, aferrándose a la esperanza de que la recuperación económica está cerca pese a la debilidad en el gasto de capital doméstico y unas desafiantes condiciones globales de negocios.

El BOJ (por su sigla en inglés) también mantuvo su evaluación de que si bien las exportaciones y la producción están sintiendo el impacto de la debilidad de la demanda en los mercados emergentes, la economía de Japón ha seguido recuperándose moderadamente.

"Las economías emergentes probablemente dejarán atrás la debilidad ayudadas por un crecimiento sólido en las economías avanzadas. Las exportaciones se mantendrán estables por el momento, pero es probable que se recuperen moderadamente", dijo el gobernador del BOJ, Haruhiko Kuroda, en una conferencia de prensa.

"Los aumentos en las exportaciones y el avance en el ajuste de los inventarios en algunos sectores también se espera que ayuden a que la producción fabril se recupere gradualmente", agregó.

Pero el banco central ofreció una visión un poco más cautelosa que el mes pasado sobre las expectativas de inflación -o cómo el público percibe los movimientos futuros de precios-, lo que subraya su preocupación por su falta de éxito en instar a las empresas en aumentar los salarios y la inversión.

"El BOJ pone mucha importancia en las expectativas de inflación, por lo que tendría que considerar una mayor flexibilización si las expectativas de inflación se debilitan aún más", dijo Norio Miyagawa, economista de Mizuho Securities.

"Si sólo el precio del petróleo se mantiene débil, el BOJ puede darse el lujo de esperar. Pero si los precios del petróleo empiezan a bajar las expectativas de inflación, el BOJ tendría que adoptar medidas", dijo.

Como se esperaba, el BOJ reiteró su promesa de incrementar la base monetaria, o dinero en efectivo y depósitos en el banco central, a un ritmo anual de 80 billones de yenes (650.000 millones de dólares) a través de compras de bonos soberanos y activos de riesgo.   Continuación...

 
Un hombre pasea junto al edificio del Banco de Japón, en Tokio. El Banco de Japón mantuvo su ritmo actual de estímulo monetario el jueves, aferrándose a la esperanza de que la recuperación económica está cerca pese a la debilidad en el gasto de capital doméstico y unas desafiantes condiciones globales de negocios. REUTERS/Thomas Peter