Wall Street cae con fuerza y S&P 500 termina por debajo de 1.900 pts

miércoles 13 de enero de 2016 19:21 GYT
 

Por Caroline Valetkevitch

NUEVA YORK (Reuters) - Las acciones se hundieron el miércoles en Wall Street, empujando al índice S&P 500 por debajo de los 1.900 puntos por primera vez desde septiembre y ampliando la ola de ventas desatada con el comienzo del año, en medio de un clima de nerviosismo por las caídas de los precios del crudo y las ganancias corporativas.

* Las acciones arrancaron el día en alza pero el humor del mercado se volvió negativo por la tarde cuando un fugaz repunte de los precios del petróleo se esfumó.

* Los 10 sectores del S&P 500 cerraron con pérdidas, con una tasa de 7,64 caídas por cada alza en la bolsa de Nueva York y de 6,35 a 1 en el Nasdaq.

* La caída generalizada del miércoles puso fin a dos días de recuperación del S&P 500 y reinició la fuerte ola de ventas que comenzó con el año, en medio de preocupaciones por una desaceleración de la economía global en general y de China en particular.

* El promedio industrial Dow Jones cayó 364,81 puntos, o un 2,21 por ciento, y cerró en 16.151,41 unidades, mientras que el S&P 500 perdió 48,40 puntos, o un 2,50 por ciento, y terminó en 1.890,28. El Nasdaq Composite cayó 159,854 puntos, o un 3,41 por ciento, a 4.526,065 unidades.

* El mercado ha tenido 10 rebotes intradiarios desde el comienzo del 2016, y cada uno de ellos no ha logrado sostenerse.

* Varios analistas dijeron que el nerviosismo por los resultados corporativos del cuarto trimestre agravó el tono pesimista. Las acciones de CSX cayeron un 5,7 por ciento a 22,35 dólares, después de que la compañía ferroviaria reportó que sus ganancias disminuyeron por un menor transporte de cargas.

(Editado en español por Hernán García)

 
Operadores en el piso de la Bolsa de Nueva York. 7 de enero de 2016. Las acciones se hundieron el miércoles en Wall Street, empujando al índice S&P 500 por debajo de los 1.900 puntos por primera vez desde septiembre y ampliando la ola de ventas desatada con el comienzo del año, en medio de un clima de nerviosismo por las caídas de los precios del crudo y las ganancias corporativas. REUTERS/Brendan McDermid