15 de enero de 2016 / 16:22 / hace 2 años

Furia y frustración por el aparente fracaso de los esfuerzos para rescatar a las acciones chinas

Un inversor mira una pantalla electrónica que muestra información bursátil, en una correduría en Hangzhou, China, 11 de enero de 2016. Una campaña del Gobierno chino para restaurar la confianza en los volátiles mercados de acciones pareció quedar hecha jirones el viernes, cuando el índice referencial de Shanghái borró todo lo que ganó desde las profundidades del desplome del año pasado. REUTERS/China Daily

SHANGHAI (Reuters) - Una campaña del Gobierno chino para restaurar la confianza en los volátiles mercados de acciones pareció quedar hecha jirones el viernes, cuando el índice referencial de Shanghái borró todo lo que ganó desde las profundidades del desplome del año pasado.

Como parte de una serie de medidas, el llamado seleccionado nacional de inversores institucionales había prometido el verano boreal pasado comprar y mantener acciones del índice hasta que regresara a 4.500 puntos, un nivel que en ese momento se consideraba al alcance.

No obstante, el índice compuesto de Shanghái -el más observado por los inversores chinos- cayó por debajo de los mínimos vistos durante lo peor del desplome del año pasado y cerró el viernes en 2.900 puntos, su menor nivel desde diciembre de 2014.

Airados inversores minoristas en acciones acudieron a las redes sociales para quejarse de Xiao Gang, el vapuleado responsable de la Comisión Reguladora de Valores de China, y amenazaron con demandar a los medios estatales por predecir un rebote del mercado que nunca ocurrió.

“¿Qué esperanza queda en el mercado de acciones? ¡La incompetencia de los reguladores está produciendo una hambruna!”, escribió un bloguero que firmó como “Song Jiliang” en un servicio de microblogs. “La gente común no debería tener que pagar el precio”, añadió.

La comisión de valores no se refirió al desempeño del mercado de acciones el viernes durante una conferencia de prensa regular y no aceptó preguntas de los periodistas.

Pedidos enviados por correo electrónico para solicitar comentarios sobre el futuro de Xiao Gang, quien se enfrentó a críticas internas el año pasado en el Partido Comunista por su manejo del derrumbe accionario, no recibieron respuesta. Tampoco los llamados a la comisión de valores después del horario de negocios.

Más de 5 billones de dólares de capitalización desaparecieron del mercado de acciones de Shanghái desde que tocó un máximo en junio de 2015, una suma mayor que todo el PIB japonés.

Muchos inversores minoristas ya se han ido del mercado, comprando oro, bonos del Tesoro estadounidense y dólares, todos percibidos como refugios.

Otros dijeron a Reuters que no pondrían su fe en futuros rescates gubernamentales: una inversora de apellido Liao en Guangdong dijo que ella solo volvería al mercado para comprar cuando caiga a 2.500 puntos.

El Gobierno reclutó a varios brazos dentro del propio poder ejecutivo para apuntalar a los mercados de acciones de China el año pasado, mientras los funcionarios se esforzaban por evitar una crisis financiera total.

Un análisis de Reuters mostró que en un momento China había alistado 800.000 millones de dólares en dinero público y privado para defender los precios de las acciones.

Reporte adicional de Samuel Shen, de la redacción Shanghai y Nichola Saminather en Singapur; Editado en español por Gabriel Burin

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below