España, ante un año perdido de reformas por el estancamiento político

lunes 18 de enero de 2016 08:54 GYT
 

Por Sarah White

MADRID (Reuters) - La atascada situación política en España que se prevé dure al menos varios meses ralentizará el ritmo de las reformas económicas, acumulando obstáculos para el crecimiento en un país que trata de ampliar la recuperación tras una profunda crisis.

Con los presupuestos para 2016 ya aprobados y los precios del petróleo y los tasas de interés en mínimos históricos, los políticos españoles tienen poca o ninguna presión por alcanzar un acuerdo para formar un gobierno de coalición tras un resultado electoral muy fragmentado.

Cuando prácticamente ha pasado un mes desde las elecciones, la cuarta economía de la zona euro aún no ha formado gobierno ni parece que se vaya a formar en el corto plazo.

Mientras tanto, se acumulan con rapidez el número de reformas que muchos consideran esenciales para ampliar el cambio de tendencia económica, incluyendo cambiar la financiación de las comunidades autónomas, la reforma del sistema de la seguridad social y más mejoras del mercado laboral.

Algunos analistas creen que en el mejor de los casos, una vuelta a la estabilidad política en los próximos meses, incluyendo la posibilidad de nuevas elecciones, podría permitir más ajustes, pero sólo en 2017.

La legislación económica ya pasó a un segundo plano el año pasado, en los meses previos a las elecciones del 20 de diciembre.

El gobierno en funciones del presidente de centroderecha Mariano Rajoy -que ha aprobado leyes de gran calado como la reforma laboral de 2012, alabada por economistas pero criticada por partidos progresistas- evitó aprobar reformas divisivas a finales de año después de que los recortes de gastos impuestos durante la recesión alejaran a muchos votantes.

"El impulso para introducir reformas no existe, ni aunque existiera un gobierno estable", dijo Yvan Mamalet, economista senior de Societe Generale. "No vemos reformas significativas en 2016", agregó.   Continuación...

 
Elpresidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy (D), habla con su ministro de Economí­a, Luis de Guindos, en el Congreso de los Diputados en Madrid, el 15 de julio de 2015. La atascada situación política en España que se prevé dure al menos varios meses ralentizará el ritmo de las reformas económicas, acumulando obstáculos para el crecimiento en un país que trata de ampliar la recuperación tras una profunda crisis. REUTERS/Paul Hanna